Buscar en este blog

miércoles, 17 de enero de 2018

el machismo de nuestra familia real...

Heredó sangre azul, una precaria cuenta bancaria 
y un dictador le regaló  España.
39 años después se fue con el rabo entre las piernas, una fortuna y un problema llamado   España.

 
Es Juan Carlos de Borbón y tuvo que irse para que las plumas se afilaran y nos contaran que su vida no había sido tan sacrificada y abnegada como creíamos. Siempre lo imaginamos trabajando, con horarios imposibles y viajando sin cesar por y para  España, dejándose la vida por ella.
Parece que no fue así. Que tuvo tiempo para todo.
 Pero no voy a juzgar su  quehacer como rey y político... 
que la historia le juzgue.
Ahora, vamos a lo que vamos.

Sofía y usted llegaron al trono como 
una familia bien de toda la vida 
en la que el padre trabajaba,
la madre llevaba el hogar 
y los hijos, con clara primacía de los varones frente a las hembras,  estudiaban.
 
Su imagen de Happy Family ha sido un bien a imitar que nos ha tenido anestesiados y felices durante décadas. 
 Hasta que un día una caída, una cadera, un elefante, un safari, una mujer… destapan el tarro de las esencias
 y le obligan ¿a  pedir perdón?
 NO, eso nunca, como mucho unas disculpas.
 
Sus torpezas hacen que empiece el espectáculo.
El chismorreo  se dispara... 
que si Bárbara, Paloma, Marta…
 Se desenpolva el pasado 
y  sus cacerías tienen nombre y apellido.
Su mala relación con Sofía es cada vez más evidente y vemos que su trato a la reina está lleno de desplantes.
Con un codazo por aquí 
 un déjame hablar 
 
o un no te beso porque no me da la real gana por allá,
a pesar del esfuerzo que estás haciendo.
Todo esto le puso en un precipicio precipitado y abdicó rompiendo la tradición y los mantras de Peñafiel. 
Por fin un rey que no se moriría reinando.
No pasa nada, es otro siglo 
y si  los cristianos tienen dos papas ,
los españoles podemos tener dos reyes.

Durante años el murmullo sobre sus infidelidades fue adquiriendo volumen.Los periodistas lo sabíamos. Los ciudadanos lo cotilleaban entre divertidos, perplejos o incrédulos y la prensa, por órdenes superiores, callaba.
 Ahora, esa  prensa a la que se enfrentó cabreado " lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa" os ha destripado todo un pasado amoroso 
 
con mujer  al agua va incluida.
El bolso de la reina Sofía vs el bolso del Rey Juan Carlos 
También  a una reina sumisa, conocedora y consentidora 
de la situación por el bien y el futuro de la estirpe 
y el miedo al qué dirán.
 
 Pero cada matrimonio es un mundo y tiene derecho
 a decidir sus reglas, es su privacidad y cada uno 
se lo monta cómo quiere. 
Pertenezco una generación de mujeres que hemos luchado mucho por conseguir los derechos que disfrutamos. Han sido años de incomprensión, insultos, cachondeos y desprecio pero al final hemos dejado de ser sumisas, de  estar calladas y hemos reconocido nuestra voz. 
La integración en las universidades, el conocimiento 
y el mundo laboral nos ha dotado de una habitación 
propia para poder escribir, decir, pensar, actuar  
y amar como decidamos. 
Cada mujer tiene su propia identidad y no tiene dueño.
Pero siglos de machaque no se evaporan en un día, por eso los mensajes cada vez son más claros y contundentes. No dejes que te humillen, que te maltraten, que te chillen, que te cosifiquen, denuncia, no vuelvas. 
 Lucha por lo que crees, acéptate y persigue tus sueños de mujer, que no quiere ser un hombre,   pero que quiere sus derechos y los quiere ahora.
Pero, siempre hay un pero y ese se llama machismo que no para de retorcerse, dolerse y ponernos  barreras.
Y estas barreras solo las puede cambiar  la educación.

Y la educación se adquiere en la familia, en el colegio, 
en sociedad y a través de las imágenes que inundan 
a diario nuestras vidas.
Y las que nos llegan o han llegado hasta ahora de ustedes nos han hecho mucho daño a las mujeres.
 De todo lo que yo he visto y leído, para mi  él es un señor que vive como un rey. Que va de campechano pero no le lleves la contraria. Que ha tenido y manejado mucho poder. Caprichoso. Con una extensa vida amorosa que yo he ayudado a financiar. Que a su mujer no la quiere, pasa de ella y le ha regalado una vida de infidelidades, exenta de  discreción, respeto y lealtad.
Y como padre tengo mis dudas 
¿Por qué no se hace las pruebas de paternidad?.
Ella me transmite la imagen de una mujer sola,  que no es feliz y se ha pasado la vida disimulando con su eterna sonrisa abnegada.
Mujer de grandes convicciones y comportamiento férreo. 
Amante de la cultura,
los animales,
de las tradiciones y de un pasado que añora y que quiere conservar aun a costa de ella misma. Por eso se humilla constantemente  para hacernos ver que no pasa nada, que todo sigue igual. Ah, y muy mandona.
Como madre y abuela no disimula, solo quiere y ejerce.

Juan Carlos, cada desprecio, falta de respeto y cuernos públicos son actos con mensajes  que afianzan el machismo.
Sofía, cada beso al vacío, cada sonrisa forzada, cada humillación y silencio, son actos  con mensajes
 que afianzan el machismo.
Piénsenlo ¿Qué imagen están dando? 
Que el hombre hace lo que quiere y la mujer
 llora, se resigna y calla.
Ya está bien. No podemos estar reivindicando nuestro espacio, haciendo campañas de igualdad para que  se carguen nuestros avances con un sólo gesto. 
Los acabamos de ver. 
 Con todo lo que ha pasado y parece 
que no ha pasado nada.
Ustedes lo llaman savoir faire, yo lo llamo sangre fría.
 Sofía, le voy a dar una pista, en España aprobamos la ley del divorcio en el año 1981 y usted tiene derecho.
 Ejérzalo 
Y después puede cantar por bulerías
Con lo agusto que vivía
te cruzaste en mi camino 
pa amargame a mi la vida 
Las cosas no han cambiado con la nueva generación.   
Ahora es Letizia la imagen pública de la mujer española. 
Llegó llena de vida,  preparación, belleza y frescura, cultura y con una profesión y un estatus prometedores.
Una mujer con personalidad.
minuto 4:00
Pero cometió un error el primer día
 y le mandaron callar y la volvieron muda. 
 De ahí a lo de siempre: te casas, te mandan callar, te callas, pierdes tu identidad
y terminas  obsesionada con la eterna juventud, la belleza,
los retoques y la moda.
Con ejemplos así, esto no hay quién lo cambie.
 Para terminar
¿Me podrían explicar porque las mujeres tenemos que hacer reverencias-genuflexión?
 
 Llevamos siglos haciéndolo y no queremos doblar la rodilla ni una vez más. 
Por favor, acaben con todo esto
y échennos una mano. 






Heredó sangre azul, una precaria cuenta bancaria y un dictador le regaló  España.
39 años después se fue con el rabo entre las piernas, una fortuna y un problema llamado   España. Es Juan Carlos de Borbón y tuvo que irse para que las plumas se afilaran y nos contaran que su vida no había sido tan sacrificada y abnegada como creíamos. Siempre lo imaginamos trabajando, con horarios imposibles y viajando sin cesar por y para  España, dejándose la vida por ella.
Parece que no fue así. Que tuvo tiempo para todo. Pero no voy a juzgar su  quehacer como rey y político... que la historia le juzgue. Ahora, vamos a lo que vamos.
Sofía y usted llegaron al trono como una familia bien de toda la vida en la que el padre trabajaba, la madre llevaba el hogar y los hijos, con clara primacía de los varones frente a las hembras,  estudiaban. Su imagen de Happy Family ha sido un bien a imitar que nos ha tenido anestesiados y felices durante décadas. 
Hasta que un día una caída, una cadera, un elefante, un safari, una mujer… destapan el tarro de las esencias y le obligan ¿a  pedir perdón? NO, eso nunca, como mucho unas disculpas. Sus torpezas hacen que empiece el espectáculo. El chismorreo  se dispara... que si Bárbara, Paloma, Marta… Se desenpolva el pasado y  sus cacerías tienen nombre y apellido. Su mala relación con Sofía es cada vez más evidente y vemos que su trato a la reina está lleno de desplantes. Con un codazo por aquí, un déjame hablar o un no te beso porque no me da la real gana por allá, a pesar del esfuerzo que estás haciendo.
Todo esto le puso en un precipicio precipitado y abdicó rompiendo la tradición y los mantras de Peñafiel. Por fin un rey que no se moriría reinando.No pasa nada, es otro siglo y si  los cristianos tienen dos papas ,los españoles podemos tener dos reyes.
Durante años el murmullo sobre sus infidelidades fue adquiriendo volumen.Los periodistas lo sabíamos. Los ciudadanos lo cotilleaban entre divertidos, perplejos o incrédulos y la prensa, por órdenes superiores, callaba. Ahora, esa  prensa a la que se enfrentó cabreado " lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa" os ha destripado todo un pasado amoroso con mujer  al agua va incluida.También  a una reina sumisa, conocedora y consentidora de la situación por el bien y el futuro de la estirpe y el miedo al qué dirán.
 Pero cada matrimonio es un mundo y tiene derecho a decidir sus reglas, es su privacidad y cada uno se lo monta cómo quiere.
Pertenezco una generación de mujeres que hemos luchado mucho por conseguir los derechos que disfrutamos. Han sido años de incomprensión, insultos, cachondeos y desprecio pero al final hemos dejado de ser sumisas, de  estar calladas y hemos reconocido nuestra voz. La integración en las universidades, el conocimiento y el mundo laboral nos ha dotado de una habitación propia para poder escribir, decir, pensar, actuar  y amar como decidamos. Cada mujer tiene su propia identidad y no tiene dueño.
Pero siglos de machaque no se evaporan en un día, por eso los mensajes cada vez son más claros y contundentes. No dejes que te humillen, que te maltraten, que te chillen, que te cosifiquen, denuncia, no vuelvas.  Lucha por lo que crees, acéptate y persigue tus sueños de mujer, que no quiere ser un hombre,   pero que quiere sus derechos y los quiere ahora.
Pero, siempre hay un pero y ese se llama machismo que no para de retorcerse, dolerse y ponernos  barreras.Y estas barreras solo las puede cambiar  la educación.
Y la educación se adquiere en la familia, en el colegio, en sociedad y a través de las imágenes que inundan a diario nuestras vidas.Y las que nos llegan o han llegado hasta ahora de ustedes nos han hecho mucho daño a las mujeres.
 De todo lo que yo he visto y leído, para mi  él es un señor que vive como un rey. Que va de campechano pero no le lleves la contraria. Que ha tenido y manejado mucho poder. Caprichoso. Con una extensa vida amorosa que yo he ayudado a financiar. Que a su mujer no la quiere, pasa de ella y le ha regalado una vida de infidelidades, exenta de  discreción, respeto y lealtad. Y como padre tengo mis dudas ¿Por qué no se hace las pruebas de paternidad?.
Ella me transmite la imagen de una mujer sola,  que no es feliz y se ha pasado la vida disimulando con su eterna sonrisa abnegada. Mujer de grandes convicciones y comportamiento férreo. Amante de la cultura, los animales, de las tradiciones y de un pasado que añora y que quiere conservar aun a costa de ella misma. Por eso se humilla constantemente  para hacernos ver que no pasa nada, que todo sigue igual. Ah, y muy mandona.Como madre y abuela no disimula, solo quiere y ejerce.
Juan Carlos, cada desprecio, falta de respeto y cuernos públicos son actos con mensajes  que afianzan el machismo.
Sofía, cada beso al vacío, cada sonrisa forzada, cada humillación y silencio, son actos  con mensajes que afianzan el machismo.
Piénsenlo ¿Qué imagen están dando? Que el hombre hace lo que quiere y la mujer llora, se resigna y calla.
Ya está bien. No podemos estar reivindicando nuestro espacio, haciendo campañas de igualdad para que  se carguen nuestros avances con un sólo gesto.
Los acabamos de ver. Con todo lo que ha pasado y parece que no ha pasado nada.Ustedes lo llaman savoir faire, yo lo llamo sangre fría.
Sofía, le voy a dar una pista, en España aprobamos la ley del divorcio en el año 1981 y usted tiene derecho. Ejérzalo Y después puede cantar por bulerías:
Con lo agusto que vivía
te cruzaste en mi camino
pa amargame a mi la vida
Las cosas no han cambiado con la nueva generación.   Ahora es Letizia la imagen pública de la mujer española. Llegó llena de vida,  preparación, belleza y frescura, cultura y con una profesión y un estatus prometedores.Una mujer con personalidad.
Pero cometió un error el primer día y le mandaron callar y la volvieron muda.
De ahí a lo de siempre: te casas, te mandan callar, te callas, pierdes tu identidad y terminas  obsesionada con la eterna juventud, la belleza,los retoques y la moda.
Con ejemplos así, esto no hay quién lo cambie. 
Para terminar ¿Me podrían explicar porque las mujeres tenemos que hacer reverencias-genuflexión? Llevamos siglos haciéndolo y no queremos doblar la rodilla ni una vez más. Por favor, acaben con todo estoy échennos una mano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario