Buscar en este blog

lunes, 11 de marzo de 2019

antipatriarca...

Yo puedo ser tu hermana tu hija, 
Tamara Pamela o Valentina  
Yo puedo ser tu gran amiga 
incluso tu compañera de vida  
Yo puedo ser tu aliada 
la que aconseja y la que apaña  
Yo puedo ser cualquiera de todas 
depende de como tu me apodas  
Pero no voy a ser la que obedece
porque mi cuerpo me pertenece  
yo decido de mi tiempo 
como quiero y donde quiero  
Independiente yo nací, 
independiente decidí  
Yo no camino detrás de ti, 
yo camino de la par a  ti
Tú no me vas a humillar, 
tú no me vas a gritar  
Tú no me vas someter 
tú no me vas a golpear  
Tú no me vas denigrar, 
tú no me vas obligar  
Tú no me vas a silenciar 
tú no me vas a callar  
No sumisa ni obediente  
mujer fuerte insurgente  
independiente y valiente  
romper las cadenas de lo indiferente  
no pasiva ni oprimida  
mujer linda que das vida  
emancipada en autonomía  
antipatriarca y alegría  
A liberar....  
Yo puedo ser jefa de hogar, 
empleada o intelectual  
Yo puedo ser protagonista 
de nuestra historia y la que agita  
La gente la comunidad, 
la que despierta la vecindad  
La que organiza la economía 
de su casa de su familia  
Mujer linda se pone de pie  
Y a romper las cadenas de la piel 
Tú no me vas a humillar, 
tú no me vas a gritar  
Tú no me vas someter 
tú no me vas a golpear  
Tú no me vas denigrar, 
tú no me vas obligar  
Tú no me vas a silenciar 
tú no me vas a callar  
No sumisa ni obediente  
mujer fuerte insurgente  
independiente y valiente  
romper las cadenas de lo indiferente  
no pasiva ni oprimida  
mujer linda que das vida  
emancipada en autonomía  
antipatriarca y alegría  
A liberar.... 

viernes, 8 de marzo de 2019

Yo también soy machista...



La culpa de que el machismo se propague la tienen las madres que son la que inculcan esta educación a sus hijos.  Y es verdad,  ellas, nosotras,  solo transmitimos lo que hemos aprendido visto y asumido mientras hacemos camas, comidas, pasamos la fregona, limpiamos culos de niños, atendemos al marido y cumplimos la doble jornada laboral fuera de casa.  
Mientras nos preguntamos por qué  si las cocinas del mundo las pueblan a diario manos de mujer los mejores cocineros son hombres. Por qué si las máquinas de coser están guiadas por  manos de  mujer  las mejores modistas son hombres. Por qué los grandes escritores son hombres premiados  110 veces con un Nobel y las grandes escritoras solo con 14. Y así podríamos seguir con todas las profesiones en las que ellos ganan por goleada tanto en el reconocimiento como en puestos de responsabilidad o retribución económica.

El machismo inunda nuestras entrañas desde que nacemos. Yo he sido educada con planes de estudios diseñados por hombres, con guías de comportamiento decretadas por hombres, con libros de estudio  escritos por hombres, en una religión dirigida y ejecutada por hombres, bajo unas leyes dictadas y aprobadas por hombres,  he vivido en casas construidas por hombres, he trabajado dirigida por hombres, me han curado descubrimientos, medicinas y manos de hombre, he aprendido cine viendo películas escritas y  dirigidas por hombres, he viajado en la imaginación de los hombres que han escrito la mayoría de los libros que pueblan las librerías y bibliotecas, he disfrutado de la belleza pictórica de los hombres, he consumido la publicidad guiada y pagada, además de escrita y dirigida, por hombres. Visto, como y consumo lo que dictan los hombres. Vivo en un reino en el que reina un rey que hace desprecios públicos a su mujer y ella sonríe y disimula, en el que reina un rey que tiene dos hermanas mayores que no son reinas, en el que las mujeres rinden pleitesía a la iglesia y a la corona con una reverencia-genuflexión  
 

y me paso los sábados viendo películas en las que las mujeres son las protagonistas y en las que nos dedicamos a robar  maridos, a matar, odiar, competir, a ser astutas, a ser las más guapas y sexis, a ser malas madres, a provocar, intoxicar relaciones, poner los cuernos, a envidiar, trepar,  cotillear, a ponernos zancadillas y luchar entre mujeres para ser las mejores y captar la atención de ese hombre que nos va a salvar de la soledad y el desamor.

 

Me han dado esta educación para que aprenda a  ser sumisa,  buena madre, a renunciar a mi por el bien de los demás, a cuidar,  proteger, a ser responsable,a casarme, a estudiar economía doméstica, a tener hijos, a aceptar la brecha salarial, a tener techos de cristal, a no chistar y aceptar... y a lo más importante, a cuidarme no descuidarme y desconfiar de las otras que al menor descuido pueden robarme todo lo que tengo y he conseguido despojándome de mi. ¿Con todo esto en lo alto cómo quieren que sea feminista?

Comprendamos que despojarse de todas estas lacras es una tarea en la que la contradicción, los sentimientos y la razón se pasan el día discutiendo. Pero poco a poco vamos ganando la batalla gracias a mujeres que nos han enseñado el camino y han ido conquistando parcela a parcela.

Cuando desvirtuamos el feminismo y lo hacemos radical, liberal, de derechas, de izquierdas... Cuando confundimos lo femenino con lo feminista ,   cuando reivindicamos educación y cortesía a cambio de feminismo, cuándo no entendemos la discriminación positiva y las cuotas, cuando las reivindicaciones no son un derecho sino un empacho, cuando tenemos que demostrar en vez de que nos reconozcan, cuando no entendemos que un piropo puede invadir mi espacio o cuándo tengamos que dejar de ser para no acojonar y poder ligar...  es que no entendemos qué está pasando como le ocurre a  Carmen Maura:  "Hay que empezar a tomarse el ser iguales a los hombres como si fuera una cosa normal. Si seguimos con tanta reivindicación y tanta discriminación positiva vamos a empachar a todo el mundo. Lo que tenemos que hacer es seguir para adelante y demostrar que tenemos la misma inteligencia en todos los campos... ...Y todo el rollo ése de prohibir lo piropos... No sé, a mí me agota el tema. Además, vamos a acojonar de tal manera al género masculino que no va a haber forma de ligar."
Cuando no sabemos que, sin ir más lejos, desde que llegó la democracia la mayoría parlamentaria ha sido de hombres, que las leyes se dictan y aprueban por mayorías parlamentarias de hombres, que los hombres no van en contra de sus derechos y que las mujeres no decidimos qué o con quién  se quedan los bienes o los hijos sino que un juez lo decide, es que desconocemos la realidad como le pasa a   Loles León 
que afirma que “Resulta que ahora se ha dado la vuelta a la tortilla. Ahora el hombre no tiene nada, como nosotros en los años 70. Ahora piensan que los hombres son una mierda y las mujeres lo tienen todo“Porque quiero tener la casa, y quiero tener el niño y quiero mandar en él y quiero mandar en todo. Porque una sola señora decide que el niño es de ella sola...

Cuando nuestro horizonte nos impide ver la realidad del mundo en que vivimos , la reflexión nos debería llevar a seguir luchando y dar gracias a la vida porque nos ha dado tanto a ti, a muchas, pero tú y yo, ella, no somos  todas y todas somos más de la mitad de la población mundial que SEGUIMOs sin gozar de TODOS los derechos que nos corresponden.

Y así, luchando entre y contra nosotras nos tienen ocupadas y  ellos, los hombres,  siguen moviendo el mundo porque la riqueza del mundo está en manos de hombres y con ellos la política, los medios de comunicación, el pensamiento, el poder.

Nos van a dejar jugar un rato a ser feministas y se van a ocupar con su poder de vaciar de contenido nuestros derechos ridiculizándonos, poniéndose de víctimas, manipulándonos. 

Por eso no debemos olvidar que las mujeres llevamos siglos  como en el juego de la oca, moviendo las fichas por el tablero avanzando y retrocediendo, a veces sufriendo castigos o volviendo al punto de partida. Y para no enrocarnos con idas y venidas tendamos puentes entre TODOS y tiremos para que nos lleve la corriente de la igualdad y el respeto.

Y sí, todo esto ocurre hoy y ahora. Por eso el feminismo además de igualdad y respeto es una forma de ser y estar en la vida y hay que despojarse de perjuicios machistas para asumirlo y disfrutarlo.

lunes, 4 de marzo de 2019

Por mi, por ti, por todas... lasMUJERES

Me gustan los hombres y no podría vivir sin ellos porque me han regalado muchos momentos vitales imprescindibles y me han enseñado a ver el otro lado de la vida. Me gustan las mujeres, no se me ocurre nada mejor que ser mujer a pesar de haber sido discriminada  desde que nací. 
Aún así, la vida me ha tratado muy bien y tengo que agradecerle los privilegios que me ha dado: nacer en una familia que me ha educado en el conocimiento y el respeto a los demás, un trabajo que me ha hecho independiente
economicamente y unos estudios y cultura que me han permitido poder tomar las decisiones importantes  con libertad y conciencia.
 La lucha de sexos no me interesa y aquí cabemos todos, por eso a mi que a los hombres les moleste  qué hagamos o no hagamos las mujeres, la verdad es que no
 me inmuta. Es más, entiendo su cabreo porque cada día están más desubicados, perder siempre duele. 
El papel que hemos interpretado durante siglos  de esposas, madres y amas de casa seguimos haciéndolo  pero hemos variado el guión y les hemos usurpado  la parte fundamental de la función, la educación, la independencia económica y el mantenimiento propio y de la familia.

 En muy pocos años las mujeres hemos dado un vuelco a nuestras vidas y nos hemos puesto a estudiar, a decidir  y a trabajar fuera de casa y ya somos parte fundamental del desarrollo  cultural y económico del país. 
Somos imprescindibles.
Esto les ha puesto muy nerviosos y no están dispuestos a hacernos el hueco que nos corresponde y asumir el cambio, que quieran o no, es imparable.
 Todavía quedan muchos perjuicios que vencer 
y muchas batallas por ganar. 
Por eso YO NO HARÉ NADA  el 8 de MARZO. 

Bueno SÍ, SALIR A LA CALLE  a EXIGIR mis derechos, 
tus derechos, NUESTROS DERECHOS.
No quiero quitar nada a los hombres pero sí quiero que me devuelvan lo que es mío: como la igualdad de oportunidades, el  derecho al trabajo, la educación, cultura, igualdad salarial, el desarrollo profesional, la capacidad de decidir, la protección a la maternidad, la independencia...
No quiero quitar nada a las mujeres  pero sí quiero devolver a los hombres lo que no es nuestro o solo nuestro: como la violencia física o psíquica, el techo de cristal, el cuidado de los hijos y los dependientes, la precariedad y temporalidad, las tareas domésticas, la discriminación, desigualdad, vulnerabilidad, la cosificación y acoso sexual, 
el machismo, la dependencia...
Pertenezco una generación de mujeres que hemos luchado mucho por conseguir los derechos que disfrutamos. Han sido años de incomprensión, insultos, cachondeos y desprecio pero al final hemos dejado de ser sumisas, de  estar calladas y hemos reconocido nuestra voz. 
La integración en las universidades, el conocimiento y el mundo laboral nos ha dotado de una habitación propia 
para poder escribir, decir, pensar, actuar  y amar como decidamos. Cada mujer tiene su propia identidad 
y no tiene dueño.
Pero siglos de machaque no se evaporan en un día, 
por eso los mensajes cada vez son más claros y contundentes. Estudia, trabaja, lee, no dejes que 
te humillen, que te maltraten, que te chillen, que te cosifiquen, denuncia, no vuelvas. 
 Lucha por lo que crees, acéptate y persigue tus sueños de mujer, que no quiere ser un hombre,   pero que quiere sus derechos y los quiere ahora.
Pero, siempre hay un pero y ese se llama machismo que no para de retorcerse, dolerse y ponernos  barreras.
 
Y estas barreras solo las puede cambiar  la educación, el ejemplo, la concienciación, la lucha.
Por todas estas cosas, y muchas más he luchado, lucho y lucharé. Por todas esta cosas he sido, soy y seré feminista. 
Porque quiero un mundo a pachas, 50 a 50, fifty a fifty, ni más ni menos, los mismos derechos y obligaciones. Lo justo.
 Y por favor, los que estáis nerviosos calmaros. Dejar descansar vuestro prepotencia y privilegios y asomaros al otro lado de la vida, vais a flipar.


RAE... FEMINISMO...
del lat. . femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

 En 2017, la población femenina fue mayoritaria, con 23.711.009 mujeres, lo que supone el 50,94% del total, frente a los 22.838.035 hombres que son el 49,06%.
 
 Somos más, somos la mitad, 
pero somos mujeres y  somos invisibles.  
Por eso  el 8 M es y celebramos el día 
Internacional de la Mujer.
 
Por eso nos unimos las mujeres.
Por eso nos vestimos de negro.
 
  Por eso hacemos huelga de trabajo y  deberes.
Y por esto nos insultan, degradan,
se ríen, se cachondean... 
pero se resienten... aquellos que gozan de privilegios 


y no quieren perderlos por culpa de la igualdad.
Toda la vida luchando contra corriente nos a afianzado.
Sabemos lo que queremos y lo queremos ¡YA!
 Toda la vida  atacando nuestro físico 
o ridiculizando nuestro intelecto... 


calla, tú de esto no sabes, fea, gorda,  amargada,  no sirves para nada, mal caracter...


Siempre estamos menstruando, malfolladas o somos putas.

Pero no estamos solas. 
 
Con amor y humor FORGES nos ha acompañado la vida.
  Y con él
muchos compañeros de viaje 
se han posicionado a nuestro lado
 y defendido nuestras reivindicaciones. 
Gracias a todos y no se os olvide que a vuestro lado

hay madres, hijas,
esposas, hermanas, 
 amantes... 
MUJERES

 Somos más y no somos mejores pero tampoco peores. Por eso no nos merecemos el trato que nos dáis.
 Y debería avergonzaros.
¿Por cierto, tenéis espejos?
Gorda, guarra, sudorosa, fofa, mugrienta, fea, regular de ver... son algunos calificativos que han dicho de ella  Alfonso Rojo o Carlos Herrera.  Nunca dirian esto de un hombre,  pondrían en duda su hombría.
 ¿Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?
Nadie es mejor que nadie pero tú creíste vencer.
Si lloré ante tu puerta de nada sirvió.
Barras de bar, vertederos de amor... 

 
Las feministas son mujeres frustradas, mujeres amargadas, mujeres rabiosas y mujeres fracasadas como personas y que vienen a dar lecciones a las demás de cómo hay que vivir y de cómo hay que pensar: David Pérez, 
Alcalde de Alcorcón por el PP... 

 Pero la vida es muy larga
 y el tiempo se encargará de hacer justicia.
La Huelga de Mujeres del 8M es para algunos elitista, sin trascendencia ni relevancia para las mujeres, insolidaria, busca el enfrentamiento, anticapitalista, mezcla la igualdad con cuestiones ideológicas, está auspiciada pòr PODEMOS, rompe nuestro modelo de sociedad occidental, 
es una frivolidad e irresponsabilidad, 
hay que hacer huelga a la japonesa...
 Maroto, Rajoy, David Pérez, Cospedal, Cifuentes, Álvarez de Toledo, Villacís, Rivera...
Estábais en contra de la Ley de matrimonio homosexual y lo llevásteis al constitucional, pero cuándo ya no hay remedio salís del armario y os casáis. 

Estáis en contra de la igualdad porque os da miedo 
afrontar la realidad,  perder privilegios y asumir 
las funciones que podeis pagar. 
Estáis en contra de la sanidad pública 
pero ella os salvó la vida. 
 Estábais en contra del divorcio 
pero cuánto uso hacéis de él.
Estáis en contra del aborto pero os puedo contar cuántas privilegiadas lo han hecho y lo harán por la puerta
 de atrás para poder seguir yendo a misa. 
 Estáis en contra de las jubilaciones porque
 la política os asegura la vuestra... 
 Y cuándo  queréis tener hijos no facilitáis las adopciones, 
 nos utilizais de vasijas por 30 monedas. 
Sois el poder, sois el machismo,
 sois insolidarios, sois egoistas.
 

Sofía y Juan Carlos llegaron al trono como 
una familia bien de toda la vida 
en la que el padre trabajaba,
la madre llevaba el hogar 
y los hijos, con clara primacía de los varones frente a las hembras,  estudiaban.
 
Su imagen de Happy Family ha sido un bien a imitar que nos ha tenido anestesiados y felices durante décadas.
 Hasta que un día una caída, una cadera, un elefante, un safari, una mujer… destapan el tarro de las esencias
 y le obligan ¿a  pedir perdón?
 NO, eso nunca, como mucho unas disculpas.
 
Sus torpezas hacen que empiece el espectáculo.
El chismorreo  se dispara... 
que si Bárbara, Paloma, Marta…
 Se desenpolva el pasado 
y  sus cacerías tienen nombre y apellido.

Su mala relación con Sofía es cada vez más evidente y vemos que su trato a la reina está lleno de desplantes.
Con un codazo por aquí
 un déjame hablar 
 
o un no te beso porque no me da la real gana por allá,
a pesar del esfuerzo que estás haciendo.
Durante años el murmullo sobre sus infidelidades fue adquiriendo volumen.Los periodistas lo sabíamos. Los ciudadanos lo cotilleaban entre divertidos, perplejos o incrédulos y la prensa, por órdenes superiores, callaba.
 Ahora, esa  prensa a la que se enfrentó cabreado " lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa" os ha destripado todo un pasado amoroso 
 
con mujer  al agua va incluida.
El bolso de la reina Sofía vs el bolso del Rey Juan Carlos 
También  a una reina sumisa, conocedora y consentidora 
de la situación por el bien y el futuro de la estirpe 
y el miedo al qué dirán.
 
 Pero cada matrimonio es un mundo y tiene derecho
 a decidir sus reglas, es su privacidad y cada uno 
se lo monta cómo quiere. 
La educación se adquiere en la familia, en el colegio, 
en sociedad y a través de las imágenes que inundan 
a diario nuestras vidas.
Y las que nos llegan o han llegado hasta ahora de ustedes nos han hecho mucho daño a las mujeres.
 De todo lo que yo he visto y leído, para mi  él es un señor que vive como un rey. Que va de campechano pero no le lleves la contraria. Que ha tenido y manejado mucho poder. Caprichoso. Con una extensa vida amorosa que yo he ayudado a financiar. Que a su mujer no la quiere, pasa de ella y le ha regalado una vida de infidelidades, exenta de  discreción, respeto y lealtad.
Y como padre tengo mis dudas 
¿Por qué no se hace las pruebas de paternidad?.
Ella me transmite la imagen de una mujer sola,  
que no es feliz y se ha pasado la vida disimulando 
con su eterna sonrisa abnegada.
Mujer de grandes convicciones y comportamiento férreo. 
Amante de la cultura,
los animales,
de las tradiciones y de un pasado que añora y que quiere conservar aun a costa de ella misma. Por eso se humilla constantemente  para hacernos ver que no pasa nada, que todo sigue igual. Ah, y muy mandona.
Como madre y abuela no disimula, solo quiere y ejerce.

Juan Carlos, cada desprecio, falta de respeto y cuernos públicos son actos con mensajes  que afianzan el machismo.
Sofía, cada beso al vacío, cada sonrisa forzada, cada humillación y silencio, son actos  con mensajes
 que afianzan el machismo.
Piénsenlo ¿Qué imagen están dando? 
Que el hombre hace lo que quiere y la mujer
 llora, se resigna y calla.
Ya está bien. No podemos estar reivindicando nuestro espacio, haciendo campañas de igualdad para que  se carguen nuestros avances con un sólo gesto. 
Los acabamos de ver. 
 Con todo lo que ha pasado y parece 
que no ha pasado nada.
Ustedes lo llaman savoir faire, yo lo llamo sangre fría.
 Sofía, le voy a dar una pista, en España aprobamos la ley del divorcio en el año 1981 y usted tiene derecho.

 Ejérzalo 
Y después puede cantar por bulerías
Con lo agusto que vivía
te cruzaste en mi camino 
pa amargame a mi la vida 
Las cosas no han cambiado con la nueva generación.   
Ahora es Letizia la imagen pública de la mujer española. 
Llegó llena de vida,  preparación, belleza, frescura, cultura y con una profesión y un estatus prometedores.
Una mujer con personalidad.
minuto 4:00
Pero cometió un error el primer día
 y le mandaron callar y la volvieron muda. 
 De ahí a lo de siempre: te casas, te mandan callar, te callas, pierdes tu identidad
y terminas  obsesionada con la eterna juventud, la belleza,
los retoques y la moda.
Con ejemplos así, esto no hay quién lo cambie.
 Para terminar
¿Me podrían explicar porque las mujeres 
tenemos que hacer reverencias-genuflexión?
 
 Llevamos siglos haciéndolo y no queremos 
doblar la rodilla ni una vez más. 
Por favor, acaben con todo esto
y échennos una mano. 


"¿Qué pasaría...? "de Mario Benedetti

¿Qué pasaría...?

¿Qué pasaría si un día
despertamos dándonos
cuenta de que somos mayoría?

¿Qué pasaría si de pronto
una injusticia, sólo una,
es repudiada por todos,
todos los que somos, todos,
no unos, no algunos, sino todos?

¿Qué pasaría si en vez de
seguir divididos nos
multiplicamos, nos sumamos
y restamos al enemigo que
interrumpe nuestro paso?

¿Qué pasaría si nos
organizáramos y al mismo
tiempo enfrentáramos
sin armas, en silencio,
en multitudes, en millones de
miradas la cara de los
opresores, sin vivas,
sin aplausos, sin sonrisas,
sin palmadas en los hombros,
sin cánticos partidistas,
sin cánticos?

¿Qué pasaría si yo pidiese
por ti que estás tan lejos,
y tú por mí que estoy tan lejos, y ambos por
los otros que están muy
lejos y los otros por
nosotros aunque estemos lejos?

¿Qué pasaría si el grito
de un continente fuese
el grito de todos los continentes?

¿Qué pasaría si pusiésemos
el cuerpo en vez de lamentarnos?

¿Qué pasaría si rompemos
las fronteras y avanzamos
y avanzamos y avanzamos
y avanzamos?

¿Qué pasaría si quemamos
todas las banderas para
tener sólo una, la nuestra,
la de todos, o mejor
ninguna porque no
la necesitamos?

¿Qué pasaría si de pronto
dejamos de ser patriotas para
ser humanos?
No sé... me pregunto yo:
¿Qué pasaría...?

 

El paro Internacional de Mujeres 2018 ha sido convocado 
por las organizaciones feministas y aliadas por los derechos de las mujeres de más de 70 países de todo el mundo.
 Manifiesto 8M
JUNTAS SOMOS MÁS. Cada 8 de Marzo celebramos la alianza entre mujeres para defender nuestros derechos conquistados. Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras y nos trajo derechos que poseemos hoy. Nos precede una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas  y sindicalistas. Las que trajeron la Segunda República, las que lucharon en la Guerra Civil, las que combatieron al colonialismo y las que fueron parte las luchas anti-imperialistas. Sin embargo, sabemos que aún no es suficiente: queda mucho por hacer y nosotras seguimos luchando.
La sororidad es nuestra arma; es la acción multitudinaria la que nos permite seguir avanzando. La fecha del 8 de marzo es nuestra, internacional y reivindicativa.
Hoy, 8 de Marzo, las mujeres de todo el mundo estamos convocadas a la HUELGA FEMINISTA.
Nuestra identidad es múltiple, somos diversas. Vivimos en el entorno rural y en el entorno urbano, trabajamos en el ámbito laboral y en el de los cuidados. Somos payas, gitanas, migradas y racializadas. Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter, queer, hetero… Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas. Somos TODAS. Juntas hoy paramos el mundo y gritamos: ¡BASTA! ante todas las violencias que nos atraviesan.
¡BASTA! de agresiones, humillaciones, marginaciones o exclusiones. Exigimos que el Pacto de Estado contra las violencias machistas –por lo demás insuficiente– se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas que ayuden a conseguir una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas. Denunciamos la represión a quienes encabezan la lucha por los derechos sociales y reproductivos.

¡BASTA! De violencias machistas, cotidianas e invisibilizadas, que vivimos las mujeres sea cual sea nuestra edad y condición.
QUEREMOS poder movernos en libertad por todos los espacios y a todas horas. Señalamos y denunciamos la violencia sexual como expresión paradigmática de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo, que afecta de modo aún más marcado a mujeres en situación de vulnerabilidad como mujeres migradas y trabajadoras domésticas. Es urgente que nuestra reivindicación Ni una menos sea una realidad.
¡BASTA! De opresión por nuestras orientaciones e identidades sexuales! Denunciamos la LGTBIfobia social, institucional y laboral que sufrimos muchas de nosotras, como otra forma de violencia machista. Somos mujeres y somos diversas.
¡MUJERES LIBRES, EN TERRITORIOS LIBRES!
Somos las que reproducen la vida. El trabajo doméstico y de cuidados que hacemos las mujeres es imprescindible para el sostenimiento de la vida. Que mayoritariamente sea gratuito o esté devaluado es una trampa en el desarrollo del capitalismo. Hoy, con la huelga de cuidados en la familia y la sociedad, damos visibilidad a un trabajo que nadie quiere reconocer, ya sea en la casa, mal pagado o como economía sumergida. Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas.
Hoy reivindicamos una sociedad libre de opresiones, de explotación y violencias machistas. Llamamos a la rebeldía y a la lucha ante la alianza entre el patriarcado y el capitalismo que nos quiere dóciles, sumisas y calladas.
No aceptamos estar sometidas a peores condiciones laborales, ni cobrar menos que los hombres por el mismo trabajo. Por eso, hoy también hacemos huelga laboral.
Huelga contra los techos de cristal y la precariedad laboral, porque los trabajos a los que logramos acceder están marcados por la temporalidad, la incertidumbre, los bajos salarios y las jornadas parciales no deseadas. Nosotras engrosamos las listas del paro. Muchos de los trabajos que realizamos no poseen garantías o no están regulados. Y cuando algunas de nosotras tenemos mejores trabajos, nos encontramos con que los puestos de mayor salario y responsabilidad están copados por hombres. La empresa privada, la pública, las instituciones y la política son reproductoras de la brecha de género.
¡BASTA! de discriminación salarial por el hecho de ser mujeres, de menosprecio y de acoso sexual en el ámbito laboral.
Denunciamos que ser mujer sea la principal causa de pobreza y que se nos castigue por nuestra diversidad. La precariedad se agrava para muchas de nosotras por tener mayor edad, ser migrada y estar racializadas, por tener diversidad funcional o una imagen alejada de la normatividad. Reivindicamos que nuestra situación laboral nos permita desarrollar un proyecto vital con dignidad y autonomía; y que el empleo se adapte a las necesidades de la vida:  el embarazo o los cuidados no pueden ser objeto de despido ni de marginación laboral, ni deben menoscabar nuestras expectativas personales ni profesionales.
Exigimos también las pensiones que nos hemos ganado. No más pensiones de miseria, que nos obligan a sufrir pobreza en la vejez. Pedimos la cotitularidad de las pensiones y que el tiempo dedicado a tareas de cuidado, o que hemos desarrollado en el campo, sea reconocido en el cálculo de las pensiones al igual que el trabajo laboral y luchamos  por  la ratificación del convenio 189 de la OIT que regula el trabajo doméstico.
Gritamos bien fuerte contra el neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único a nivel mundial y que destroza nuestro planeta y nuestras vidas. Las mujeres tenemos un papel primordial en la lucha contra del cambio climático y en la preservación de la biodiversidad . Por eso, apostamos decididamente por la soberanía alimentaria de los pueblos. Apoyamos el trabajo de muchas compañeras que ponen en riesgo su vida por defender el territorio y sus cultivos. Exigimos que la defensa de la vida se sitúe en el centro de la economía y de la política.
Exigimos ser protagonistas de nuestras vidas, de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercadería ni objeto, y por eso, también hacemos huelga de consumo. ¡Basta ya de ser utilizadas como reclamo!
Exigimos también la despatologización de nuestras vidas, nuestras emociones, nuestras circunstancias: la medicalización responde a intereses de grandes empresas, no a nuestra salud. ¡Basta de considerar nuestros procesos de vida como enfermedades!
La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.
Exigimos un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación y una educación que no relegue nuestra historia a los márgenes de los libros de texto; y en la que  la perspectiva de género se transversal a todas las disciplinas. ¡No somos una excepción, somos una constante que ha sido callada!
¡VIVAN LA HUELGA DE CUIDADOS, DE CONSUMO, LABORAL Y EDUCATIVA!
¡VIVA LA HUELGA FEMINISTA!
Ninguna mujer es ilegal. Decimos ¡BASTA! al racismo y la exclusión. Gritamos bien alto: ¡No a las guerras y a la fabricación de material bélico! Las guerras son producto y extensión del patriarcado y del capitalismo para el control de los territorios y de las personas. La consecuencia directa de las guerras son millares de mujeres refugiadas por todo el mundo, mujeres que estamos siendo victimizadas, olvidadas y violentadas. Exigimos la acogida de todas las personas migradas, sea por el motivo que sea. ¡Somos mujeres libres en territorios libres!
Denunciamos los recortes presupuestarios en los sectores que más afectan a las mujeres: el sistema de salud, los servicios sociales y la educación.
Denunciamos la corrupción como un factor agravante de la crisis.
Denunciamos la justicia patriarcal que no nos considera sujetas de pleno derecho.
Denunciamos la grave represión y recortes de derechos que estamos sufriendo.
Exigimos plena igualdad de derechos y condiciones de vida, y la total aceptación de nuestra diversidad.
¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

Ayúdanos a seguir hablando de igualdad.

 
Historia del Día de la mujer


Introducción

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.
El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la antigua Grecia, Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, las parisienses que pedían «libertad, igualdad y fraternidad» marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino.
La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, que fue, en el mundo industrializado, un período de expansión y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales.

Cronología


  • 1909: De conformidad con una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América el día 28 de febrero se celebró en todos los Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer, que éstas siguieron celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.
  • 1910    La Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración..
  • 1911   Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo) en Alemania,Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral
  • 1913-1914   En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.
  • 1917   Como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de "pan y paz". Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia,o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.
  • 1975 Coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez, el 8 de marzo.
  • 1995 La Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años, estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.
  • 2014 La 58 Sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW58), la reunión anual de Estados para abordar cuestiones relativas a igualdad de género, se centró en los «Desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para las mujeres y las niñas». Las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales (ONG) acreditadas por ECOSOC debatieron sobre los avances realizados y los retos pendientes para cumplir los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La ONU y la Igualdad de Género

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.
Con los años, la ONU y sus organismos técnicos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.