Buscar en este blog

viernes, 16 de noviembre de 2018

Hoy la bestia cena en casa... Zahara


He invitado a la bestia
A cenar a casa
Le he puesto el mejor mantel
La cubertería más cara

Y es puntual, muy formal
Tiene la nariz plateada
Su sonrisa me dice que él
Ya ha vendido su alma

Hablas contento, ¿cómo lo haces
Desde el estrado?
Tu retórica de colegio privado
Es de campeonato

Tu raya del pelo es perfecta
Lo aprendiste en el parvulario
Y eres el segundo plato
Un auténtico partidazo

Miau, miau, miau
Suena en mi cabeza
Tus palabras están huecas

Miau, miau
Me parto con tus chistes
Río con la boca llena
Me hablas con miedo

Tan guapo, tan desnudo
Tan rastrero, tan seguro

Si eres tan valiente
Préstame tú tu vientre
Véndeme los hijos
Que tengan tus hermanas

Déjame que beba
Un poco de tu sangre
Sácate los ojos
Alquílame tu carne

Miau, miau, miau
Suena en mi cabeza
Tus palabras están huecas

Miau, miau
Me parto con tus chistes
Río con la boca llena
Me hablas con miedo

Tan guapo, tan desnudo
Tan rastrero, tan seguro
Miau, miau, miau
Suena en mi cabeza
Tus palabras están huecas

Miau, miau
Me parto con tus chistes
Río con la boca llena
Me hablas con miedo

Tan guapo, tan desnudo
Tan rastrero, tan seguro

Miau, miau, miau
Suena en mi cabeza
Tus palabras están huecas

Miau, miau
Me parto con tus chistes
Río con la boca llena
Me hablas con miedo

Tan guapo, tan desnudo
Tan rastrero, tan seguro
Miau, miau, miau
Suena en mi cabeza
Tus palabras están huecas

Miau, miau
Me parto con tus chistes
Río con la boca llena
Me hablas con miedo

Tan guapo, tan desnudo
Tan rastrero, tan seguro

lunes, 5 de noviembre de 2018

Mi veterinaria, mi ángel... Blanca Díaz-Aguado

Cuándo llegué a la tienda pensé ¿y ahora qué, quién nos va a querer, dónde vamos a ir? La dueña nos trató bien y su hija con cariño. Mi hermana se fue primero y yo me quede solito.Decían que había salido muy grande y que nadie me querría.Un día entraste por la puerta muy risueña y pensé Me lanzo a sus brazos, le hago una cucamona, le doy unos lametones y me saca de aquí. Que equivocado estaba. En vez de llevarme a tu casa me puteaste mirándome por todos los sitios, pinchándome y mandando lo que tenían que hacerme. Todo esto me hizo desconfiar  y tener mucho miedo cada vez que te veía. Las patitas me temblaban, bueno, todo yo temblaba.
Pero llegó la rubia, entro como un volcán y dijo: Me lo llevo. Ay, el corazón me dio un vuelco y me henchí de alegría. Me dieron un baño en seco y salí apestando a coco. Me pusieron en sus brazos y en ese momento me enteré  de que tú y yo éramos uno y seguías en el lote de mi vida. Le habías caído bien, ¡Qué se le va  a hacer!
Desde entonces cuándo sonaba el timbre y olía a ti me escondía y cerraba los ojos soñando con que no me encontraríais, pero siempre acababa arrastrado a tus brazos. Jugar al escondite nunca me salió bien, otra pena. Tenía que haberle pedido consejos al ludópata de Corcho.
Verte eran  pinchazos, pastillas, disciplina, dieta, tirón de pelos… Cuándo pensaba que habías terminado te hacía rasquita y siempre caía algo, así lavabas tu conciencia.Tus maltratos iban seguidos de una chuche o con lo que más me ha gustado del mundo, el jamón de york, mi mejor recompensa a tu tortura. Después a esperar que te levantaras y te fueras, pero no, nunca te ibas. Que si un vinito, un vermú o el día más abstemio un vasito de agua. Y ale, venga a charlar, cotillear, hablar de mi… nunca le veía el fin. De pronto Uy, que tarde se me ha hecho. Me voy corriendo. Esas palabras eran mi alivio, mi tranquilidad, mi paz.
Así como el bis a bis  nunca me ha gustado, aunque debo de reconocer que siempre has sido cariñosa, me has dado besitos y me has hecho caricias, las cosas como son, nuestra comunicación epistolar ha sido fructífera y divertida. En las distancias largas ganas mucho guauuuuuuuuu.
Siempre has velado por mi y cuándo  te he escrito o te he llamado me has contestado enseguida, has venido a verme y me has solucionado el problema.Siempre has acertado lo que me pasaba, nunca te has equivocado con tus diagnósticos, tus consejos sabios, los mejores, resolutivos. Análisis de sangre, de orina, ecografías, muestras de saliva… en casa me has hecho de todo, por eso con los años he terminado queriéndote y agradeciendo que nunca me llevaras a esas clínicas con olor a enfermedad, medicinas, prisas, llantos, besos, achuchones, alegrías y esperanzas.
Gracias a ti mi partida ha sido todo un lujo, pista libre  hacia el cielo. Sin turbulencias, mareos ni miedos. Rodeado de cariño, inundado de amor, al son de mi canción, mecido por los mejores brazos y acompañado de mis seres queridos. 

Blanca, mi ángel, Te quiero.

P.D.:Por cierto, he dejado en tus manos a mis mejores amigos Corcho y Charly...sigue cuidándolos, queriéndoles y protegiéndoles  como si fueras yo.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Haroldpinter, con quien tanto he querido.


11 de octubre de 2005.
    Yo iba en un taxi 
y tú estabas detrás de un escaparate. 
Nos vimos, nuestras miradas se cruzaron,
 traspasaron los cristales y la distancia, 
nos intuimos, nos gustamos, nos quisimos
 y nos fuimos a vivir juntos. 
De eso han pasado trece años y 20 días.
Desde entonces hemos vivido 
nuestra particular historia de amor.
    Otro taxi nos trajo a casa. 
Encendí la tele y te pusiste a verla, 
pronto  habías entendido quién nos daba de comer. 
Te amoldaste enseguida al nuevo espacio,
 usos y costumbres.
Sin molestar, a tu bola, sin hacer ruido,  
tranquilo, como siempre. 
El momento higiene, el baño y miccionar sin salpicar  
te costó un poco más, 
quizás por tu gran sentido del pudor.
 
  Vivir contigo ha sido un aprendizaje constante.
 Me has enseñado lo que es la generosidad, la amistad, 
la lealtad, el silencio, la juerga,
la protección, el respeto, el compañerismo,
  la aventura, la fidelidad, la ternura, el cuidado, 
 el amor infinito. 
Gracias a ti nunca me ha llevado el abandono,
 la desidia, el miedo, la soledad,
 la depresión o el decaimiento. 
Has soportado ser mi peluche, modelo, 
juguete, amigo, confidente, compañero. 
Tú me has obligado a salir, a caminar,
 a arreglarme, a compartir, 
a conocer, a querer,
 a ser mejor. 
Siempre  imprescindible, 
mi mejor medicina.
    Has gozado de una gran personalidad y prestancia.
Coqueto,siempre impoluto,
de piel rosada y melena blanca. 
Andares aristocráticos, carita preciosa,
 dientes desiguales, nariz negra negrísima,
y sobre todo tus ojos,  
con una mirada estrásbica 
que  siempre ha sido mi perdición.
Mención aparte merece tu rabo,
 barómetro exacto de tu estado de ánimo.
 Siempre enroscado, como un  pompom.
 
    Tu belleza  ha ido acompañada 
de una salud de hierro 
y una genética envidiable. 
Educado, generoso, cariñoso,
 atento, divertido, tranquilo, ininmutable,
glotón insaciable
 y rasquita pedigüeño.
Has sido siempre muy selectivo
 en todo y con todos.
Has tenido los mejores amigos:
Corcho, el primero.
Charly,el último.
En el intermedio Olmo, 
Pocker,
 Ñuñu,
Berta,
Noa,
Woofy
 y Lara,tu amor, 
tu cachoperra
por la que perdiste la virginidad y la cabeza.
De dos patas tienes legión de seguidores 
a quienes has dado amor y cariño,
 lo justo,  
y de quienes has recibo cuidados,
 abrazos, besos, caricias...
 aunque nada comparable con tus lametones.
Juergas las precisas, 
comedidas y en buena compañía.
Incompatible con las fiestas populares 
que se hacen insoportables por sus petardos, 
tambores y ruidos extremos
 que siempre has considerado
 tan vulgares y prescindibles
 como la lluvia y los truenos. 
Que decir de navidad,  fin de año, 
borrachos, hooligans, violentos,
 aglomeraciones y multitudes 
 que día a día has tenido que soportar. 
En casa, cuando la bulla bullía, 
una retirada a tiempo era un triunfo.
El sitio de tu recreo era tu refugio.
A tu derecho a la privacidad
y al descanso
lo calificaron de asperger. 
Mientras, sus variados síndromes
 revoloteaban sobre sus cabezas,
¡¡¡INSENSATOS!!!.
 Amante del silencio, aficionado a la radio, 
la música clásica y  la tele, 
que has degustado a ratitos.
Que líos has montado siempre 
al reconocer a tus congéneres 
y a ladridos, querías traspasar la pantalla 
para reclamarles un saludo 
y un poquito de por favor. 
Como en la calle
 querías olerles el ADN, 
siempre a ellas y de vez en cuando a algún él.
 Maldita testosterona 
que casi siempre te ha jugado malas pasadas.
     El nombre te eligió 
y no pudo ser más acertado.
Has sido tan cabezota, combativo, 
curioso y radical como su dueño.
Solo mi madre   te rebautizó:
¿Cómo se llama? 
Harold, mamá. Harolito. 
Ohhhhh, farolito, que nombre tan bonito. 
 Ella supo ver la luz que iluminabas dentro.
  Siempre que has podido, ay Nacho, 
te has colado en el teatro, 
 conciertos,
exposiciones,
conferencias 
  librerías...
Nuestros encuentros 
han ido acompañados siempre 
de una gran celebración, 
no importaba el tiempo transcurrido, 
para ti un segundo ha sido una eternidad.
 
Has velado mis sueños, lamido mis lágrimas, 
cuidado mis dolencias, celebrado mis  alegrías, 
compartido mi vida queriéndome siempre.
Te has ido como llegaste, 
discretamente, en silencio. 
Yo he intentado hacerlo lo mejor posible.
Espero  que te hayas ido contento 
de haberme elegido como compañera de vida.
No has sido mi hijo,
pero yo he sido tu madre.
Dicen que el que se enamora no lo nota 
pero poco a poco se vuelve idiota
Yo sigo idiota por ti, 
 he sido muy feliz a tu lado.
Has sido mi golosina para el alma

y ahora, mi nube más blanca del firmamento.
Haroldpinter: 
11 de mayo de 2005-31 octubre 2018
Todo cuanto he pensado,
todo cuanto he soñado,
 todo cuanto he hecho o no he hecho,
todo esto se irá en el otoño.
Todo cuanto ha sido mi alma, 
todo se va en el otoño,
 todo en el otoño,
en la ternura indiferente del otoño…
Borges
Todas las setas son comestibles. 
Algunas, sólo una vez.

I can't really articulate what I feel“

Reference: https://citas.in/autores/harold-pinter/