Buscar en este blog

martes, 27 de marzo de 2018

Un estado de excepción a la vieja usanza

por Javier Pérez Royo


El 155 no está en la Constitución para perseguir penalmente a los adversarios políticos ni para convertir el “estado de excepción autonómico” en un “estado de excepción”; sin embargo, exactamente para eso es para lo que ha servido

Nellie Bly, la primera periodista gonzo que venció a Phileas Fogg

 


Nellie Bly, la primera periodista gonzo que venció a Phileas Fogg
Capitán Swing lanza una antología de esta pionera de la comunicación, que saltó a la fama en 1880 por dar la vuelta al mundo en 72 días y vencer a Verne 
Entre sus muchas hazañas, Bly se infiltró en un manicomio de mujeres, en fábricas, en compañías de ballet y boxeo, e incluso en circos de adiestramiento de elefantes

lunes, 26 de marzo de 2018

Esmaltes de uñas acrílicos y toxicidad: ¿qué alternativas existen?

 

La aplicación de este tipo de cosméticos no suele ser peligrosa siempre que se respeten una serie de protocolos

Verduras congeladas: ¿tan buenas como las frescas?


Verduras congeladas: ¿tan buenas como las frescas?
El proceso de congelación no tiene por qué alterar ni las propiedades nutricionales ni la estructura de la fibra vegetal
En ocasiones, una hortaliza congelada puede conservar más bondades que la misma fresca

jueves, 22 de marzo de 2018

AMANDA NO ES UNA CANCION

AMANDA NO ES UNA CANCION


 Por Alejandra Carmona / La Nación
La hija de Víctor Jara habla de sus fantasmas y sus deseos de justicia. Cuando dice su nombre en el consultorio le cantan “Te recuerdo, Amanda”. Antes se hacía la lesa. Ahora dice: “Yo soy la hija de Víctor Jara”. Amanda no canta, no toca guitarra y tampoco milita en el PC. No pretende ser el vivo retrato de su padre. Su recuerdo es íntimo, un proceso personal en el que ha debido aprender a desenrabiarse con Víctor ausente y a pedir explicaciones por su muerte.

La noche que Amanda voló hacia su exilio se fue sólo con lo puesto. Ni siquiera alcanzó a recoger sus juguetes de niña de nueve años. En las tres maletas que llevaban ella, su madre, Joan, y su hermana, Manuela, sólo cupo su padre: sus fotos, un montón de recortes de diarios, cartas y cintas de grabación. En medio de fusiles y militares arrogantes que abundaban en el aeropuerto de Santiago, enfilaron hasta la puerta del avión con destino a Londres, las tres de la mano, escoltadas por un funcionario de la Embajada de Inglaterra en Chile. Era el 16 de octubre de 1973, y ésa, la única escena de esa noche que Amanda Jara tiene en la cabeza. Además de la sensación de vacío, de volar mucho antes que el avión despegara. El desamparo.
En Chile quedaba su casa de Colón, el cuarto básico en el Manuel de Salas, las tardes de asombro y aprendizaje. La humedad de los paisajes de Isla Negra que tanto le gustaba mirar. Los amigos, los sueños y su padre muerto con 44 balazos.
Por estos días, los recuerdos son como un dedo impertinente apretando el corazón. La semana pasada, el ministro Juan Eduardo Fuentes Belmar cerró la causa de la muerte de Víctor como ella llama a su padre y ha tenido que recordar a la fuerza muchas de las cosas que su mente había intentado borrar.

Amanda Jara no canta, no toca la guitarra, no milita en el PC y tampoco quiere formar una familia de artistas que se llame "los Jara", aunque algunos de sus primos se lo han sugerido. Alguna vez, cuando era chica, bailó en un grupo folclórico, pero nunca le gustó exponerse. No escucha todo el día canciones de trova y se niega a dar la razón a quienes dicen que tiene la misma sonrisa de su padre. Va a pocos encuentros proderechos humanos, no lleva la bandera de lucha de ninguna causa. A Amanda Jara no le interesa ser símbolo de nada.
Con suerte acepta dar esta entrevista.
Pero lo suyo no es una pose de rebeldía. Recién se está reconciliando con buena parte de su vida. Ahora que tiene 43 años, desde su tranquila vida en Quintay donde llegó hace 18 años macera los recuerdos ingratos y ha vuelto a escuchar las canciones de Víctor Jara sin sentir rabia por haberla dejado.

Todo fue muy confuso ese 11 de septiembre de 1973. Víctor tenía agendado un acto en la Universidad Técnica del Estado. La idea: luchar contra la guerra civil en Chile. De pronto, ese martes cambió de rumbo. Por la radio se escuchó sobre el ataque a La Moneda y el levantamiento de los militares. Allende estaba pronunciando su discurso histórico cuando Víctor decidió salir a la calle. "Era un día extraño, con los relatos de la radio, y todo hacía que fuera un día especial, pero nadie pensó que la situación llegaría a tal extremo. Nadie pensó que chilenos terminarían matando chilenos". Víctor salió de la casa rumbo a la Universidad Técnica.

Entonces, Amanda nombre que heredó de su abuela paterna estaba por cumplir ocho años. Sus días transcurrían tranquilos en la casa de Colón donde todavía vive su mamá, la bailarina inglesa Joan Turner. "Yo me crié escuchando música cuenta Amanda . Había un cuarto trasero donde ensayaban los Quila y los Inti. Hacían unas murgas muy chistosas en el patio. Dejaban la escoba con los vecinos". En otra parte de la casa, su mamá ensayaba escuchando a Vivaldi y su hermana Manuela, la "Manu" hija del fallecido coreógrafo Patricio Bunster , se divertía aprendiendo a tocar guitarra con Víctor. En las tardes, Manuela y el cantautor eran absorbidos por la televisión mexicana, y la teleserie "Simplemente María" los consumía. Aunque sus padres trabajaban mucho, Amanda no tiene ninguna sensación de ausencia.

"Víctor nos cantaba, aunque sólo la ‘Manu’ se acuerda cuando ensayaba pequeñas estrofas de sus creaciones con la guitarra. Nosotros también le cantábamos, hacíamos shows; la ‘Manu’ era rebuena para eso. Bailaba, se disfrazaba, y él se mataba de la risa; le gustaba mucho estar con nosotras", cuenta Amanda. Juntos salían de paseo a la Quinta Normal y probaban las sopas, platos estrella de la afición culinaria de Víctor Jara.

Los recuerdos de Amanda son tal y como alguna vez los describió el cantante al momento de hablar de su familia. "Tenemos dos hijas, Manuela y Amanda, por las que confieso total y absoluta debilidad En mi día ideal estaría todo el día en la casa, no habría fuerza que me hiciera salir. Me dedicaría a trabajar en el jardín, a hacer aseo, a contemplar muchas cosas que por falta de tiempo no puedo contemplar ahora. A jugar con mis hijas".

UNA PROTESTA EN MATTAHace 18 años que Amanda Jara eligió Quintay como su refugio. Ella prefiere la calidez de la cabaña que comparte con Nego, un buzo que trae el pescado para el almuerzo. Ella colabora con verduras de su chacra. Se alejó de Santiago porque no le gusta la tontera de la capital. "En Santiago creen que la vida se trata de farándula, de los futbolistas, de la chimuchina. Son cosas muy superficiales, y lo peor es que se creen la muerte, pero las cosas no son iguales en el resto de Chile. Ya estaba aburrida de la capital", asegura.

Después de estudiar Comunicaciones Visuales y cuatro años de Bellas Artes en la Arcis, dejó todo y se fue a vivir al terreno que habían comprado años antes con su mamá. "Con la Turistel en la mano buscamos sitios, hasta nos ofrecieron Tunquén, pero nos pareció muy solo, así que no vivo en el sector cuico", dice muerta de la risa, hasta que las carcajadas se apagan, desaparece la coraza y esa chapa de "inepta social" que Amanda se impone porque no quiere contestar nada que la delate.

"Siento pena por la muerte de mi papá, pero por mucho tiempo, muchos años, sentí mucha rabia". Interrumpe su relato para explicar que ella no es siempre así, pero que estos últimos días tiene un revoltijo en la guata y la pena no tarda en aflorar. Sigue entre sollozos por varios minutos: "Tenía rabia, me preguntaba por qué Víctor había salido de la casa ese día, por qué no se había quedado con nosotras, por qué se fue a la Técnica". Es su desahogo, pero se incorpora nuevamente para explicar que todo esto hizo que ella no escuchara a Víctor Jara por mucho tiempo. "En mi casa no se escuchaba; en Londres, porque mi mamá se volvía un mar de llanto, y luego acá, simplemente porque tardé en reconciliarme con esa historia", dice. "Quizá por eso tampoco aprendí a tocar guitarra, ni a cantar; seguramente era lo que esperaban de la hija de Víctor Jara".

Cuando Amanda volvió a Chile sólo pensaba permanecer un año y regresar a Londres, pero se quedó más tiempo. "Me enamoré de un hombre y también de este Chile combativo, entregado, que salía a la calle a luchar". Era 1983 cuando asistió a su primera protesta en Santiago. Caminó cuadras y cuadras por avenida Matta, mientras Chile asistía a períodos crudos de represión producto de las primeras marchas antidictadura. De entre la muchedumbre se oyó el grito: "Compañero Víctor Jara, presente". Con el pecho hinchado y las lágrimas sin contención, Amanda tomó aire contaminado y lacrimógeno y respondió: "Presente". Como si fuera un muerto ajeno, pero también como si fuera suyo y de todos. Entonces comenzó a reconciliarse con su padre. Si Víctor Jara no hubiese ido a la Universidad Técnica ese martes, no habría sido Víctor Jara.

TE RECUERDO, AMANDAPor estos días, Amanda va y viene de Quintay. Deja a Nego con sus labores de pescador y ella viaja a Santiago a enterarse de la fundación que lleva el nombre de su padre y también del curso que ha tomado la investigación por su muerte. "Yo me hago una sola pregunta: si mi padre, que es el caso emblemático del Estadio Chile no tiene solución, ¿entonces qué pasa con el resto de muertos, dónde están los culpables?", dice. Amanda no puede creer que en todos estos años no haya ni un solo testigo que pueda reconocer al asesino. Pero maneja una teoría: "Hay un par de oficiales que estaban presos por el tanquetazo de julio. Ellos fueron liberados el día del golpe. Se dice que a estos oficiales se les dio el Estadio Chile como un premio".

Amanda cree que la información no ha llegado a las manos de la justicia porque hay quienes no han querido que se sepa la verdad. "La gran piedra de tope para los casos del Estadio Chile ha sido el Ejército, las Fuerzas Armadas. No han querido entregar un organigrama de mando. El Ejército tiene la información y no la ha entregado, por eso se ha visto frustrado no sólo el caso de mi padre, sino que tantos otros". A pesar de la resolución judicial, Amanda no culpa al ministro Fuentes Belmar. Tampoco le interesa que quienes asesinaron a su padre, "viejos de más de 70 años", se pudran en la cárcel. "Lo que yo quiero es justicia, y la justicia para mí es que se sepa quiénes son los asesinos. Que podamos ver una lista y decir este señor de acá, con nombre y apellido, es un asesino".

Amanda nunca ha pedido públicamente justicia para su padre. Sin embargo, ahora no se pierde detalle y viajó especialmente desde Quintay para reunirse con el ministro de Justicia, Carlos Maldonado. Ya no tiene cuentas pendientes. De esas que son personales y no se escriben en la prensa. Incluso ahora bromea cuando va al consultorio o a pagar alguna cuenta y al decir su nombre le cantan: "Te recuerdo, Amanda". Antes se quedaba callada, ahora dice: "Yo soy la hija de Víctor Jara". Y si una periodista le dice que esa canción la escribió su padre para su madre, ella también tiene respuesta: "Cuando la hizo, yo tenía dos años y medio y me habían diagnosticado diabetes, así que esa canción también la escribió un poco por mí".

Fuente: http://www.chileinforma.com/noticias/2960.shtml

Boadella y Puigdemont... catalanes a la fuga

En 1978,  Albert Boadella,  huye ante la posibilidad de
 ser condenado con  la carcel por algo que  consideraba 
que no era justo. 
En 2017, Puigdemont huye ante la posibilidad de
 ser condenado con  la carcel por algo que  consideraba 
que no es justo.
 Los dos,  se exiliaron de España 

Los compañeros de Puigdemont están a la espera de juicio. Los de Boadella fueron condenados a 2 años de carcel. 

Albert no te quejes que Puigdemont ha sido un alumno aventajado.¿Seguro que en su lugar tú no habrías hecho lo mismo? Deja de dar lecciones, que ya te vale.
Alberto ¿Quién fue a verte, a decirte que no tenías razón, 
 a juzgarte y a convencerte para que volvieras a tu camino 
y cumplieras con la ley?
¡que ya tienes una edad!. Preocúpate de las pensiones, la sanidad, la corrupción... de lo importante.
 Y por favor, dejar de jugar TODOS con el tema catalán. 

Vamos a pedir a los actores de esta obra, que ya lleva demasiado tiempo en cartel,   cordura política 
y altura ética, moral y estética para que acabe pronto
 y tengamos la fiesta en paz.
La Vanguardia
Montaje polémico, por mucha unanimidad que alcanzara en la noche del estreno que siendo modélico en lo puramente artístico, causará infinitas molestias a determinados sectores sociales y puede dar lugar a muy violentas reacciones.

    Els Joglars
    1977
    La prensa publica, sin confirmación oficial, que La Torna ha sido desautorizada. Se cita a Albert Boadella a declarar, dos veces, ante el juzgado militar; es procesado, detenido y encarcelado en la Modelo de Barcelona.
    Se inicia una huelga de profesionales del espectáculo en todo el Estado español. Los demás miembros de la compañía son también procesados, y quedan en libertad provisional


    1978
    Enero
    El Gobierno Civil de Barcelona prohíbe el Festival por la Libertad de Expresión.
    El juzgado militar desestima el recurso para los 5 componentes de la compañía y concede la libertad provisional. Se piden 4 años y 6 meses de reclusión para Boadella, y 3 años para los demás miembros de Els Joglars, por delito y ofensas por escrito y con publicidad al Ejército.

    Febrero
    Albert Boadella es internado en el Hospital Clínic de Barcelona por constantes mareos y vómitos. Permanece ingresado en una habitación custodiado por la policía.
    La campaña de apoyo a Els Joglars se extiende internacionalmente. Se envía un informe del caso al Consejo de Europa.

    (...)
    El día anterior al Consejo de Guerra, Albert Boadella se fuga del Hospital Clínic. Se suspende el Consejo de Guerra porque no se presentan la totalidad de los acusados.
    Quedan detenidos los 4 actores que se presentan (Gabriel Renom, Arnau Vilardebó, Andreu Solsona i Míriam de Maeztu), y son encarcelados.


    Marzo
    El Consejo de Guerra dicta sentencia: dos años a cada uno de los actores.

    Abril
    (...)
    Debate en el pleno del Senado sobre el caso de Els Joglars.

    Mayo
    Polémica entre Boadella y los abogados de los demás miembros de Els Joglars por rehusar aquél una hipotética amnistía. Boadella quería la reforma del Código de Justicia Militar, contemplada en los Pactos de la Moncloa, que tenía que garantizar que ningún civil fuese juzgado por un tribunal militar.

    Septiembre
    Régimen de presión abierta para Els Joglars.
    (...)



    1979
    Enero
    Son indultados los 4 actores encarcelados de Els Joglars.

    Marzo
    Boadella es nuevamente detenido e ingresa en la prisión Modelo, a disposición de la autoridad militar.

    Julio
    Concedida la libertad provisional a Albert Boadella. Detención de Ferran Rañé en Mallorca, y queda en libertad provisional.
    (...)

    1981
    Enero
    El sumario de La torna pasa definitivamente a la jurisdicción ordinaria.
    (...)

    Febrero
    La Audiencia Territorial de Barcelona condena a 6 meses y un día a Albert Boadella por un delito de quebrantamiento de condena (la huida). Se le exculpa del supuesto delito de injurias al Ejército, haciendo constar que este delito, de haber existido, ya habría prescrito.


    (1) Nota de los recopiladores: El 1974 fueron ejecutados Salvador Puig Antich en Barcelona y Heinz Chez en Tarragona. Tres años más tarde, el 1977, la compañía Els Joglars, dirigida por Alber Boadella, en clara alusión a las ejecuciones, estrena La Torna, una obra de teatro en la que se criticaba la pena de muerte y el funcionamiento de la justicia.

miércoles, 21 de marzo de 2018

vestidos de oscar...






El documental que te hará amar todavía más la obra de Joan Didion


 
El documental que te hará amar todavía más la obra de Joan Didion
El documental Joan Didion: el centro cederá, es un homenaje distinto e íntimo a la vida de una de las mejores cronistas y escritoras del S.XX y principios del XXI
Desde Vogue hasta la guerra civil de El Salvador o los asesinatos de los Manson, Didion marcó sus reportajes con un estilo confesional que le catapultó al éxito

martes, 20 de marzo de 2018

Uber, acusada de silenciar con acuerdos confidenciales a mujeres que denunciaron por violación a sus conductores


 
Uber, acusada de silenciar con acuerdos confidenciales a mujeres que denunciaron por violación a sus conductores
Documentos judiciales revelan que la compañía quiere obligar a las mujeres a que zanjen las demandas mediante arbitraje, y no en los tribunales
Uber sostiene que al aceptar las condiciones de acceso a la plataforma, las usuarias renunciaron al derecho a presentar un demanda

lunes, 19 de marzo de 2018

los jubilados se manifiestan, los borbones se divierten...


El 17 de marzo de 2018 estaban los ciudadanos muy preocupados   manifestándose por las pensiones.
El rey emérito, muy solidario él y muy preocupado por este problema,  se manifestó con sus súbditos.
Ah, NO, perdón. Era un doble.
Él estaba comiéndo a cuerpo de rey... emérito.
¿Y el no emérito? ¿Estaba tomando cañas... solidariamente? NO, estaba esquiando.

 Si no es por ética que sea por estética, pero queda mal
estar de juerga mientras el pueblo se manifiesta indignado.
Más bien parece una burla.
Nunca es tarde para echarse a la calle
Nunca es tarde para el asombro
No es tarde nunca para unos ojos de sereno cielo
Y águilas al aire
Y en un vergel buscar luceros
Y encontrar caballos de mar
En un basar dejar te quieros
Escritos entre pucheras que alguien leerá
Nunca es tarde para las palabras
Para la orilla del mar nunca es tarde
Nunca es tarde cuando el verso cunde
Cuando el ser arranca, cuando el santo embarra
Para el afán despedido por la vida nunca es tarde
Nunca es tarde, nunca es tarde
Y si el dolor trae brumas fieras
Acechar la tarde con su luz
Si en el henil torcaces viera
Componer ditirambos en tu honor
Y en un vergel esperar aguaceros
Y encontrar caballos de mar
En un basar dejar te quieros
Escritas entre pucheras que alguien encontrará
Nunca es tarde para las quimeras
Para la osa menor nunca es tarde
Nunca es tarde cuando el verbo vivo nace de la carne
Para la orilla del mar nunca es tarde
Nunca es tarde
Nunca es tarde

domingo, 18 de marzo de 2018

¿Por qué nos violan? porque provocamos... elemental


This Church Lets The Homeless Sleep Inside.



This Church Lets The Homeless Sleep Inside. They Also Offer Blankets And Massages
Lack of sleep is one of the most critical health issues for the homeless.
An average of 225 homeless people seek safety and rest on the pews in the sanctuary of St. Boniface church in San Francisco every day, thanks to The Gubbio Project.

21 horas al día solo en una celda durante 14 años y medio


21 horas al día solo en una celda durante 14 años y medio. King, asesino de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof, está recluido en aislamiento desde septiembre 2003. Otros 200 presos permanecen en el régimen penitenciario más duro
¿Esto no es suficientemente duro ?

jueves, 15 de marzo de 2018

desmontan las leyendas urbanas sobre familias homoparentales



Seis jóvenes adultos criados por lesbianas o gays desmontan las leyendas urbanas sobre familias homoparentales
Que también serán homosexuales, que tendrán problemas psicológicos o que sufrirán bullying son algunos de los argumentos más recurrentes contra estos modelos de familia
"Cuando los niños venían a mis cumpleaños entendían perfectamente que tuviera dos madres. Al llegar a sus casas eran sus padres quienes no se lo creían, pero es una cuestión de desconocimiento", relata Bruna
"El hecho de tener dos padres o dos madres no tiene nada que ver con tu orientación sexual”, dice Gauri, que sí asegura tener "una visión más abierta a la diversidad"

Santa Maria Da Feira- Devendra Banhart -

Pensando cada dia, cada hora
Pensando en ti
Caminando, mi sesta llena de moras
Son para ti
Temprano por la tarde y por la noche
Sueño de ti

Lalalala

Comiendo pera
En santa maria de la feira
Que placer ir
La gente buena
Solo gozan nunca hay pena
Pa' que sufrir
Jugando en el mar, en la arena
Viviendo haci

Lalalala

Ventana blanca
Hay que venga la mañana
Hay que venga otra vez
Esperando
Asi es como yo paso mi tiempo
Esperando a Inaniel
Y rezando por su calor, por su aliento
Sobre mi piel

Te digo todo aqui va bien
Conmigo de no dormir
Amigo, te lo suplico, te lo pido
Que me ayudes a mi, a mi

Buscando
Con mi ancla en la marea
Nadando en ti
Yo voy andando
Oyeme, te estoy llamando
Te amo a ti

Por el valle me encontré un rio escondido
Me recuerdo, hacía calor pero tenia frio
Me iba a morir

Bianca
Ay Paloma, ay Angelina
Por fin te vi
Por fin te vi
Por fin te vi

¿qué está pasando en Murcia?


miércoles, 14 de marzo de 2018

Una pionera española en la lucha contra la desigualdad laboral


 
La bióloga gallega Ángeles Alvariño denunció en 1977 al Gobierno de los Estados Unidos que sufría discriminación por razones de género

Manifiesto contra la prisión permanente revisable...



Manifiesto contra la prisión permanente revisable
En relación con la proposición parlamentaria en curso para la derogación de la pena de prisión permanente revisable y a propósito de la propuesta del Gobierno de aumentar los delitos merecedores de tal pena, los abajo firmantes, Catedráticas y Catedráticos de Derecho Penal, desean manifestar a la opinión pública lo siguiente.

1. La prisión permanente revisable debería ser derogada porque sin aportar eficacia a la evitación de los delitos más graves compromete algunos de los valores fundamentales que nos configuran como sociedad democrática. 

2. No disuade de la comisión de los delitos más graves en mayor medida que las ya severas penas preexistentes (hasta treinta años de prisión por un delito; hasta cuarenta años por la comisión de varios delitos). Tampoco se ha constatado la necesidad de esta pena para evitar la reiteración delictiva del condenado. Los estudios existentes muestran que este efecto preventivo sobre el delincuente lo despliega suficientemente el tratamiento penitenciario y la posibilidad posterior de adopción de medidas de libertad vigilada. 

3. La prisión permanente revisable suscita poderosos reparos desde los principios penales que expresan los valores de justicia propios de una sociedad democrática.
A. Compromete seriamente la prohibición de penas inhumanas del artículo 15 de nuestra Constitución en la medida en que posibilita un encierro de por vida y sitúa en todo caso el horizonte de libertad en un momento siempre muy lejano (al menos 25, 28, 30 ó 35 años, según los supuestos), incierto y que no depende del comportamiento del penado.
B. Compromete seriamente el mandato de reinserción social del artículo 25.2 de nuestra Constitución por sus elevadas exigencias de prolongación del encarcelamiento efectivo (la revisión de la condena se realizará como pronto a los 25, 28, 30 ó 35 años, según los supuestos), retardando en exceso tal inserción y dificultándola como efecto del deterioro personal que produce una situación tan vasta de privación de libertad.
C. Compromete seriamente el principio de legalidad (art. 25.1 CE) y el valor de la seguridad jurídica (art. 9.3 CE). Se trata de una pena doblemente indeterminada que hace que el penado no pueda saber en qué momento recobrará su libertad: su encarcelamiento no tiene un límite fijo, sino que está sometido a condición, y esa condición es a su vez de contenido vago: “la existencia de un pronóstico favorable de reinserción social”. Diversas experiencias han demostrado la imprecisión de los pronósticos de peligrosidad, lo que supondrá la inútil permanencia en prisión de condenados que podrían vivir en libertad plenamente reinsertados.

4. En el debate público en torno a la prisión permanente revisable se ha argumentado en favor de su mantenimiento que es una pena existente en muchos ordenamientos democráticos y que no ha sido declarada contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En relación con estos dos supuestos avales deseamos manifestar lo siguiente. 
A. La prisión permanente revisable se incorporó al Código Penal español en el año 2015, pasando así nuestro ordenamiento a ser un caso excepcional de incorporación de esta pena de cadena perpetua después de haberla suprimido históricamente (en España, en 1928). El periodo mínimo español de condena (25 años) es harto superior, por ejemplo, al sueco (10 años), al inglés (12 años), al alemán (15 años) o al francés (18 años).
B. La hipotética conformidad de nuestra cadena perpetua al Convenio Europeo de Derechos Humanos no impediría su inconstitucionalidad, como el propio Convenio se encarga de subrayar, pues las Constituciones pueden incorporar estándares de protección de los derechos más exigentes que los del Convenio. En todo caso, merece la pena subrayar que nuestra prisión permanente revisable podría ser contraria al Convenio por dos razones: por los casos de prohibición de revisión por encima de los 25 años (a los 28, 30 ó 35 años) (STEDH Vinter y otros c. Reino Unido, de 9 de julio de 2013) y, en todos los supuestos, por la inexistencia de programas penitenciarios específicos de resocialización (STEDH James, Wells y Lee  c. Reino Unido, de 18 de septiembre de 2012). 
C. En cualquier caso, y más allá de su disconformidad con la Constitución, la prisión permanente no es una buena ley. No hace de la nuestra una sociedad mejor: no añade eficacia en la evitación de los delitos más graves y sí comporta un significativo deterioro de nuestros valores básicos.