Buscar en este blog

domingo, 29 de noviembre de 2015

Hedy Lamarr, inteligente y bella...

Cualquier chica puede ser glamourosa.
 Lo único que tienes que hacer es quedarte quieta
 y parecer estúpida. 
Y una cosa es parecerlo y otra serlo, porque Hedy Lamarr además de bella era   inteligente.
Hedwig Eva Maria Kiesler ,
Viena; 9 de noviembre de 1914 - 
Orlando; 19 de enero de 2000.
De nombre artístico Hedy Lamarr nació austriaca y murió americana. En su vida destacó en las dos facetas a las que se dedicó: ingeniera de telecomunicaciones y actriz.
 
Hija única de una familia judia. Su madre era pianista y su padre banquero. Estudiosa y superdotada, a los 16 años empezó estudios de ingeniería que abandonó por el teatro dirigida por Max reinhardt.

Tras su formación teatral, regresó a Viena y comenzó a trabajar en la industria cinematográfica.
 Éxtasis 1933, de Gustav Machaty
Protagonizada por una joven Hedy Lamarr  de 19 años.
Esta película  la  convirtió en la primera mujer en la historia del cine que aparecía desnuda en una película comercial,
la primera que  reflejaba mirándo a cámara el placer de un orgasmo, y pionera también en interpretar
 una infidelidad femenina.
  Y del extasis del placer  a años de dolor.
  Friedrich Mandl, Fritz para los amigos, vió la película y se obsesionó  y encapricho   de la protagonista de 19 años.
Por entonces, Mandl lucía siempre un clavel rojo en la solapa, fumaba sólo cigarros Havana y había empezado dos colecciones  que mantuvo en su vida : los trajes a medida, de los que según la revista Time llegaría a tener 278 en 1945, y las mujeres hermosas, que serían menos pero también suficientes: cinco esposas y una interminable lista de amantes.
Su primer matrimonio fue a los 21 años y le duró seis semanas; el segundo fue con Hedy Lamarr 
y le duró algo más
  Era uno de los más ricos  empresarios de Austria y también simpatizante del nazismo. Su compañía era la Hirtenberger Patronenfabrik  y en sus fábricas , a 30 kilómetros de Viena, trabajaban 25 mil obreros que producian  armas, aviones de combate y de sistemas de control que vendía a Hitler y Mussolini, de quien era amigo personal. 
 Utilizó todas las tretas posibles hasta que consiguio que los padres de Hedy se la ofrecieran en matrimonio. Una vez conseguido el objetivo,10 de agosto de 1933, la enclaustro en  su mansión, el Castillo de Salzburgo, donde ella  sobrevivió a la esclavitud  gracias a su amor por las matemáticas que  le sirvieron para matar el aburrimiento y terminar sus estudios de ingeniería.
Enfermo de celos la encerró y vigiló. Sólo podía salir de la jaula de oro acompañada por Fritz. Asistían a cenas y viajes de negocios donde Hedy   actuaba como una belleza sin cerebro, pero gracias a su formación sabía de lo que estaban hablando y  lo que estaban haciendo.
 Un tema favorito de Adolf Hitler era la tecnología militar, especialmente la que podría controlar misiles y torpedos por radio. Quitar cables y conseguir el   control inalámbrico era necesario.  Hedy lo sabía y empezó a acumular información de los pormenores de la tecnología armamentística de la época,de las últimas innovaciones bélicas, que consiguió sacarles a los clientes y proveedores de su marido. 
 Fue una actuación excelente, tal vez el mejor trabajo de interpretación de su vida.


Y así pasaron uno, dos y casi tres años en los que el psicópata de su marido, de quien ella cuenta que sólo la dejaba bañarse cuando él estaba a su lado, se dedicó a  intentar sin éxito que  ardieran todas las copias de  Éxtasis y a  enriquecerse.
 Vivía rodeada de una opulencia decadente y harta ya de estar harta, decidió escapar de los monstruos que la atenazaban: el marido y los nazis. 
 
La fuga tiene dos versiones...
1ª.- La que se cuenta que es muy de guión de cine... 
 Ella además de entretenerse con las matemáticas también se entretuvo con la criada con quien mantuvo una relación sentimental y que fue quien la ayudó a escapar consiguiéndole la infraestructura necesaria para poder hacerlo.
Saltó por  la ventana del restaurante dónde comía con Fritz y se subió al  coche que  la esperaba para huir.
El resto un  thriller... con  gran persecución automovilística  de los  guardaespaldas de su marido. Final feliz del viaje,París.
2ª.-Y la que ella cuenta en su autobiografía... Contrató una criada joven muy parecida a ella,  le administró un somnífero, se puso su ropa y salió de la casa disfrazada de ella. Se fue a a la estación de trenes rumbo a París.
En lo que coinciden es que primero llega a París y de allí a Londres. Sóla, con un vestido y los bolsillos llenos de joyas que vende para poder vivir.
 El mundo del cine vuelve a su vida de la mano de uno de los magnates de Hollywood, Louis B.Mayer, el empresario de la Metro Goldwyn Mayer al que conoce por casualida y al que cautivó con su belleza.
 1937 es su año de suerte,  Hedwig Eva Maria Kiesler lo sabe y pone el contador  de su nueva vida 
en  el kilómetro 0.
Louis B. Mayer vuelve  Louis B. Mayer vuelve a Estados Unidos y ella compra el billete para el mismo barco en el que él regresa. Qué no pasaría en ese barco que  cuando pisa suelo americano lo hace  con un contrato de 7 años y nuevo nombre. A partir de ese momento es la actriz  Hedy Lamarr, 
una nueva mujer...
Mayer eligió este nombre en recuerdo de  Barbara La Marr, actriz del cine mudo y antigua amante  que falleció en 1926  por una sobredosis de drogas.
Un drama romántico  Algiers (1938), junto con el galán Charles Boyer es su primera película.
Después 30 más hasta que en 1958, su carrera  entró en declive y con 44 años se retira.
Sansón y Dalila  la más reconocida.


Hedy Lamarr
Su vida en Alemania  le dejo un gran conocimiento y animadversión hacia el nazismo. Estados Unidos era ahora su patria, entraban en la II Guerra Mundial y sabía que sus militares tenían un problema debido a la fragilidad de las comunicaciones por radio. 
El enemigo podía localizar fácilmente los canales utilizados. Además de enterarse del contenido del mensaje, era posible localizar al emisor y anular las transmisiones. 
  Quería usar su dinero, su poder, y su superdotada inteligencia para derrotar a los nazis.
Además odiaba las fiestas, no bebía y su principal  
hobby era inventar
Para conseguirlo  encontró un aliado en 
el compositor,  músico y escritor: 
 George Antheil.

Hijo de William y Wilhelmine Antheil, propietarios de una pequeña tienda de calzado, empieza a estudiar composición a los 16 años con Constantin von Sternberg, 

un alumno de Liszt.
En 1923, se establece en París  donde conoce a personas tan interesantes como James Joyce, Ezra Pound, Ernest Hemingway, Man Ray, Fernand Léger, Satie, Pablo Picasso... El 4 de octubre de 1924 estrena su música ante el público de París y consigue  la reputación de ser un enfant terrible y un vanguardista musical.
Se le puede considerar integrante del movimiento dada. 
 En esa línea en 1924 crea la obra cumbre, y también la más provocadora de su carrera: el Ballet mecánico culmen del interés de Antheil por el futurismo.
  Compuso esta obra para la película abstracta de Fernand Léger , en la que el compositor hacía alarde de una fusión de sonidos procedentes de pianolas, martillos y hélices de avión, sincronizándolos sin cables. Al escuchar aquella algarabía, espectadores tan rupturistas como Picasso, James Joyce, Satie, Man Ray o Joan Miró se lanzaron a gritar, arrancaron las butacas de su sitio y las lanzaron al foso de la orquesta. Un auténtico alboroto que también encerraría la clave para una de las mayores revoluciones tecnológicas de la historia.

Sin embargo, pronto cambiará sus intereses hacia el neoclasicismo de su Concierto para piano, obra de 1927. Ese mismo año, el fracaso de su montaje de la versión estadounidense del Ballet mecánico agota los recursos financieros de Antheil y le desequilibra emocionalmente. Este fracaso afectará a su reputación en los Estados Unidos hasta 1940.

A pesar de la entusiástica acogida de su ópera Transatlantic en Fráncfort en 1930, la crisis monetaria internacional obliga a Antheil a regresar a los Estados Unidos, en donde se asocia con otros artistas y compone obras para el teatro y el cine en Nueva York. Para sobrevivir, también de ve obligado a trabajar de periodista e incluso de corresponsal durante la Segunda Guerra Mundial. Se establece en Hollywood, momento en el que Antheil vio un renacimiento de su música, y compone entonces su obra más conocida, la Cuarta Sinfonía en 1942.
 Su paso por Europa le ayudó a  descubrir qué y cómo era el nazismo y en América  se unió a la Liga Anti-Nazi de Hollywood. Su encuentro con Lamarr se debió a sus conocimientos en endocrinología. 
Él había escrito una serie de artículos sobre cómo las glándulas femeninas determinan la apariencia física de las mujeres y Hedy quería aumentar su busto. Coincidieron en una fiesta y ella  decidió  garabatear su número de teléfono con el lápiz de labios en su parabrisas. La llamó, quedaron para cenar y entre platos le sugirió unos extractos glandulares... La animada conversación derivó y la tecnología, Hitler y cómo combatirlo les convirtió en amigos y almas gemelas.

George Antheil  en Ballet Mechanique orquestó 16 pianolas, junto con dos pianos regulares, xilófonos, campanas eléctricas, hélices, sirena, y bombos. 




 Era difícil mantener tantos pianos sincronizados, por lo que escaló de nuevo a un solo conjunto de rollos de pianola y aumentó los pianos regulares con varios instrumentos adicionales, condiguiendo sonidos estereofónicos absolutamente inéditos y sincronizó los pianos sin cables.


  Hedy con sólo 26 años,  estudiaba cómo sincronizar los cambios de frecuencia  entre el receptor y el transmisor encontró la clave en el método de Antheil y lo consiguió. Con él desarrolló un sistema de comunicaciones secretas mediante señales de radio que cambiaban constantemente de frecuencia. 

 
 Usaron  un rollo de papel perforado para que la frecuencia fuera variando entre 88 valores, como las 88 teclas de un piano consiguiendo hacer saltar señales de transmisión entre las frecuencias del espectro magnético. La secuencia de los saltos solo la conocería quien tuviera la clave, la melodía, lo que aseguraba el blindaje de la comunicación.
Lo patentaron  el 11 de agosto de 1942, como “sistema de comunicaciones secreto” para más tarde ceder los derechos al ejército americano. Figura como U.S. Patent No. 2,292,387  y fue registrada a nombre de Antheil y H. K. Markey . Las iniciales H. K. son las de Hedwig Kiesler su nombre de soltera y  Markey era el apellido de su segundo marido, con el que estaba casada en ese momento.
La patente fue utilizada por el gobierno estadounidense por primera vez en la crisis de los misiles de Cuba, y no fue hasta la década de 1980, cuando el sistema vio sus primeras aportaciones en ingeniería civil. 
 Los reconocimientos llegaron tarde.
Fue en 1998, la Electronic Frontier Foundation premió a Lamarr  y a  George Antheil con el Premio Pionero por su contribución fundamental en el desarrollo de las comunicaciones basadas en ordenadores. También de su país natal recibió el prestigioso Premio Academia Austriaca de Ciencias
Su generosidad al regalar la patente , una invención brillante por la que podía haberse enriquecido,  y su retirada artística la llevó a grandes apuros económicos.
La cleptomanía a la  cárcel,  los 6 maridos al desquicie, las pastillas a la adicción y la cirugía estética a la obsesión.


El espectro ensanchado, la conmutación de frecuencias es el fundamento de toda la comunicación inalámbrica.
Gracias a sus invenciones y patentes se lograron importantes avances en los sistemas de comunicación móviles y hoy podemos  comunicarnos por los teléfonos móviles o el wi-fi.

 Por su inteligencia, sus conocimientos y descubrimientos , el  9 de noviembre Google la homenajea y reconoce con este  Doodle. Día de su nacimiento y fecha elegida desde 2005 para celebrar cada año el Día del Inventor. Un homenaje y reconocimiento  a la  inventora Hedy Lamarr.



» Torpedos infalibles. El más importante (en colaboración con el músico de vanguardia Georges Antheil, autor del Ballet Mécanique) fue un "sistema secreto de comunicaciones" (1941) entre aviones y barcos para dirigir un torpedo con señales de radio cortísimas que cambian de frecuencia arbitraria y simultáneamente para evitar ser interceptadas. Es el germen de sistemas como el GPS, Bluetooth, teléfono móvil y wifi. También trabajó en un escudo antiaéreo.
» Coca-cola instantánea. Ideó una pastilla que se disolvía en agua para conseguir un refresco de cola. Howard Hughes le facilitó dos químicos para asesorarla. Finalmente, no funcionó.
» Lifting y otras ideas. Trabajó en un sistema de "estiramiento de piel basado en el acordeón", imaginó el collar fluorescente para perros, un nuevo tipo de semáforo o cambios del diseño del Concorde.

Filmografía

Actuó en las siguientes películas:
  • Geld auf der Straße (Dinero en la calle, 1930), dirigida por Georg Jacoby.
  • Die Blumenfrau von Lindenau (La mujer de Lindenau, 1931), dirigida por Georg Jacoby.
  • Die Koffer der Herrn O.F. (Las maletas del señor O.F., 1931), dirigida por Alexis Granowsky.
  • Man braucht kein Geld (No necesitamos dinero, 1932), dirigida por Carl Boese.
  • Ekstase / Symphonie der Liebe (Éxtasis, 1933), película checoeslovaca dirigida por Gustav Machaty (con Hedwig Eva Maria Kiesler y Aribert Mog); es una de las primeras películas que habló de la infidelidad cometida por una mujer, fue condenada por las Ligas de la Decencia y por el Papa Pío XI sobre todo porque mostraba directamente su rostro durante el orgasmo.
  • Hollywood Goes to Town (1938) (breve aparición)
  • Algiers (Argel, 1938), dirigida por John Cromwell.
  • Screen Snapshots: Stars at a Charity Ball (1939) (breve aparición)
  • Lady of the Tropics (1939), dirigida por Jack Conway y protagonizada con Robert Taylor.
  • I Take This Woman (Esta mujer es mía, 1940), dirigida por W.S. Van Dyke y protagonizada con Spencer Tracy.
  • Boom Town (Fruto dorado, 1940), dirigida por Jack Conway y protagonizada además por Clark Gable, Spencer Tracy y Claudette Colbert.
  • Comrade X (1940) (Camarada X, 1940), dirigida por King Vidor y protagonizada con Clark Gable.
  • Come Live With Me (No puedo vivir sin ti, 1941), dirigida por Clarence Brown.
  • Ziegfeld Girl (Las chicas de Ziegfeld, 1941) dirigida por Robert Z. Leonard.
  • H.M. Pulham, Esq. (Cenizas de amor, 1941), dirigida por King Vidor.
  • Tortilla Flat (La vida es así, 1942), dirigida por Victor Fleming.
  • Crossroads (1942), dirigida por Jack Conway.
  • White Cargo (1942), dirigida por Richard Thorpe.
  • Show Business at War (1943) (breve)
  • The Heavenly Body (Mundo celestial, 1944)
  • The Conspirators (1944), dirigida por Jean Negulesco y protagonizada con Paul Henreid, Sydney Greenstreet y Peter Lorre.
  • Experiment Perilous (Noche en el alma, 1944), dirigida por Jacques Tourneur.
  • Her Highness and the Bellboy (1945), dirigida por Richard Thorpe.
  • The Strange Woman (La extraña mujer, 1946), dirigida por Edgar G. Ulmer.
  • Dishonored Lady (Pasión que redime, 1947), dirigida por Robert Stevenson.
  • Let's Live a Little (Vivamos un poco, 1948), dirigida por Richard Wallace.
  • Sansón y Dalila (1949), dirigida por Cecil B. DeMille, donde tuvo uno de los dos papeles principales.
  • A Lady Without Passport (1950), dirigida por Joseph H. Lewis.
  • Copper Canyon (El desfiladero del cobre, 1950), dirigida por John Farrow.
  • My Favorite Spy (Mi espía favorita, 1951), dirigida por Norman Z. McLeod.
  • The Eternal Female (1954) (inconclusa)
  • L'amante di Paride (La manzana de la discordia, —en inglés Loves of Three Queens—, 1954), dirigida por Marc Allégret y Edgar G. Ulmer.
  • The Story of Mankind (La historia de la humanidad, 1957), dirigida por Irwin Allen.
  • The Female Animal (1958), dirigida por Harry Keller.
Por otro lado, renunció a hacer películas como Luz de gas (en España Luz que agoniza) y Casablanca, ambas con personajes que darían fama a Ingrid Bergman. Pero creó un nuevo canon de belleza; incluso en la actualidad, su imagen sigue apareciendo en marcas comerciales como Corel.

Documentación:





https://es.wikipedia.org/wiki/Hedy_Lamarr

No hay comentarios:

Publicar un comentario