Buscar en este blog

lunes, 19 de diciembre de 2016

Enrique Blein Budiño...

 
Enrique Blein Budiño, empresario y político vigués.
 
Marido de  Dña.Conchita Corral, mujer admirable y compañera incansable.
 
Padres de Conchita, Enrique, Enriqueta, Julia, 
Teresa, Julio y Ana María. 

Julia, con 96 años mantiene vivo el recuerdo de su padre
 
un hombre de gran personalidad, 
 bueno, justo, coherente y luchador.
Una persona de la que aprendió 
y heredó los firmes principios éticos y morales 
que han guiado su vida
 
 Enrique Blein Budiño era un hombre guapo, alto y atractivo. Persona educada, cultivada y con grandes  proyectos dedicaba su vida a su familia,  su empresa y sus hobbies como el deporte, que siempre practicó,
 la música que escuchaba en su gramola 
o el piano del que era un gran concertista.
La situación histórica que le toco vivir le produjo grandes inquietudes. Las injusticias y desigualdades unidos a sus férreos principios le llevaron a la política.
Luchador por la igualdad, la educación, el respeto, el diálogo, los derechos fundamentales, la solidaridad.
Fue un hombre adelantado a su época lo que le trajo  problemas e incomprensiones, que pudo 
afrontar gracias al apoyo de su mujer y su familia.
Su lealtad a la República fue su sentencia de muerte.
Destituido y perseguido por el nuevo poder franquista huyó con su mujer hasta que fue apresado y
conducido a la prisión de Vigo.
Arrastraba un cancer de estómago que fue minándole tanto como el sufrimiento de saber que una guerra civil era la peor solución para un país,  sus gentes 
 
y su familia, que el futuro cambiaba de manos.
Murió en el Hospital municipal
el 10 de diciembre de 1936. 
Sólo, lleno de dolor pero con el recuerdo del amor
compartido y la compañía de aquellas
notas de las que tanto gustó.
 
Nació en Vigo en 1885,
Fue el primer alcalde de Vigo de la II República, en 1931.
En enero de 1936 fue elegido presidente de la agrupación Izquierda Republicana de Vigo. Volvió a la alcaldía y fue vicepresidente de la Diputación Provincial de Pontevedra.
Con la sublevación del 18 de julio, huyo y fue juzgado en Vigo en rebeldía y por rebelión. Fue detenido y encarcelado. Murió de cancer  en el hospital municipal de Vigo.

4 comentarios:

  1. Hola Marisa;
    estoy muy agradecida por esta sorpresa que me lleve por la mañana al ver a mi abuelo Enrique Blein, un reportaje digno de ti, sabes que soy fan de tu blog, en el cual veo noticias, en las cuales en unas estoy contigo y en otras no.

    Como te conozco se que tu no haces las cosas a medias, te informas... pierdes muchísimo tiempo realizando diariamente tu trabajo, lo que pasa entre bastidores mucha gente no lo ve, o no lo aprecia lo suficiente, pero yo si se... las horas que pierdes, la prueba esta......que cuando algo es bueno triunfa!!! en el tuyo solo tengo que ver las visitas diarias, porque será?

    Es un regalo para mi madre, con el poco tiempo que estuviste hablando con ella, hace ya... algunos años!!!!!!! cuando su cabeza la tenía bien, como hiciste un reportaje tan completo me asombra.
    MUCHAS GRACIAS MARISA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Helena una sorpresa fue para mi encontrarme de nuevo con estas fotos de tu madre. Recordé nuestro encuentro y el cariño y admiración con el que me habló de su familia y padres y este es un homenaje a ella y a sus recuerdos y emociones. Y por supuesto con todo el cariño para ti que ya sabes que te quiero y admiro como mujer y profesional de la fotografía de la que eres una de las pioneras de este país. Gracias a vosotras

      Eliminar
  2. Muchas gracias por hablar con ese cariño de mi bisabuelo! Un gran hombre h gracias a él yo soy parte del mundo hoy en día y feliz de pertenecer a la familia Blein y todo lo que simboliza ese apellido. Carina B.Z

    ResponderEliminar
  3. Verónica Zubeldia Blein21 de diciembre de 2016, 12:19

    Muchísimas gracias por este homenaje a mi abuelo y a nuestra familia.
    Es el segundo que me encuentro esta semana, me estáis haciendo llorar un poco eh?
    No lo conocí personalmente pero pienso en él cada día. Conozco nuestra historia latido a latido, y tengo tal admiración por él y por mi abuela que sin duda marcan mi vida, quizás ahora mas que nunca.
    Él está en uno de los retratos (igual a uno de los que publicas) al lado de la puerta de mi habitación, y todos los días al salir lo miro y me propongo actuar dignificando su nombre y su lucha.
    De la abuela que decir, ha sido el brazo del abrazo y la batalla por sacar esa familia adelante, quien se lo iba a decir, le arrancaron la alegría de vivir pero nos la transmitió a todos tragándose las lagrimas de día para por noche soltarlas sin consuelo y que nadie la viera. No he encontrado nunca a alguien con su valentía y su fuerza.
    Muchas gracias otra vez. Te seguiré leyendo.....GRACIAS!!

    ResponderEliminar