Buscar en este blog

sábado, 1 de enero de 2011

Cada día me gustan menos las fiestas populares...

Esta lapidaria frase la solté exactamente 
el día 5 de enero de 1987.
El Loco de la colina, Jesús Quintero, nos propuso a Carmen Otero y a mi ser sus pajas reales en la cabalgata de Albaida del Aljarafe, un pueblo de Sevilla, donde él iba a ejercer de Rey Mago. Aceptamos encantadas y para allá nos fuimos acompañadas de muchos amigos y compañeros.
LLegamos en caravana a casa de María la Malagueña y en un pispas Teresa Gómez y Manoli Oya, las maquilladoras de TVE, nos transformaron en el Rey Baltasar y su comitiva, recién llegados de Oriente.
En la iglesia parroquial, el lugar de la cita, nos encontramos con la primera dificultad. A Jesús le habían reservado el mejor ejemplar equino llamado Macario, pero al verse las caras empezaron los problemas...
Yo a este caballo no me subo que me ha mirado mal
¿Cómo dices?
Sí, que no me gusta y no lo monto
¿Y qué hacemos?
Jesús, que Melchor y Gaspar ya están de camino...
El Rey Gaspar tuvo que volver, marchar con Macario y dejarnos a Rociera a la que Jesús se subió encantado.
Empezó la cabalgata. Baltasar desde las alturas repartía juguetes y matasuegras y nosotras teníamos la misión de tirar caramelos a esos seres angelicales que vociferaban ¡Aquí, aquí! ¡caramelos,más caramelos! ¡oye, oyeeeeeeeeee, tú!
Los paisanos, gente  encantadora no sabían cómo agasajarnos. En cada taberna por la que pasábamos, una cada dos pasos, nos agasajaban con un chupito para quitar el frío y animarnos. Chupito a chupito, pasito a pasito, caramelo a caramelito empezaron los gritos, avalanchas, empujones...los niños deciden imitarnos y los caramelos se vuelven bumerán. De pronto vislumbro unos ojos azules que me miran fijamente y ¡zas! un caramelazo atinó en mi cara con muy mala leche. Me vuelvo y le digo a Mamen... cada día me gustan menos las fiestas populares. Me miró muy seria, puso cara de circunstancias y soltó tal carcajada que acabamos con  un ataque de risa, un bacilón que todavía me dura y ... hasta salimos en los papeles.
Han pasado 23 navidades y la historia se repite.
La Plaza Mayor y alrededores se convierte en estos días en el  lugar de encuentro del todo Madrid y parte del extranjero. Pasear es una odisea y hay que  hacer cola para un bocata de calamares, subir al tío vivo o comprar a San José.
Desde hace unos años todo el que pasa por allí puede salir disfrazado con gafas XXL, un pelucón o una gorrareno con la naríz luciendo un rojo intermitente.
Mi  amiga Olga, una joven y próspera relojera que tiene una de las tiendas más bonitas y antigüas de Madrid en la Calle Postas, ha decidido hacer frente a la crisis y sacar un sobresueldo vendiendo pelucas a todo el que pase por delante de su tienda y me ha pedido que le eche una mano.
La experiencia inolvidable y el personal para todos los gustos, pero bastante incontrolado cuando se convierte en masa. Y una conclusión, ... las niñas quieren pelucas rosas de melena muy muy larga, las jóvenes melenitas cortas o medianas de muchos colores y las señoras las  más divertidas y locas de todas, lo que les siente bien.
Los chicos el gorroreno, las pelucas punki y gorritos de cascabeles. Los hombres, mucho más cortados, observan, ríen, buscan, les gustaría pero... se cortan y se van pensando ¡jo, que corte!
Yo ya peino canas y sigo pensando lo mismo... cada día me gustan menos las fiestas populares.

7 comentarios:

  1. ¿cómo que en el fondo? no me ofendas. Yo soy una pija :)

    ResponderEliminar
  2. ¿por cierto el TAMBIEN vapor ti? y menos de criticar y más escribir, que me gusta leerte
    ¿cómo está tu madre?

    ResponderEliminar
  3. Pero no me digas tú a mi que no lo pasas bien con el asunto de las melenas. A mi me encantaría estar en la calle Postas (tan galdosiana ella), vendiendo lo que fuera en estos días, porque son de fiesta precisamente.
    ¿cómo son las fiestas que no son populares?
    ¿Y qué culpa tiene uno de ser pijo?

    ResponderEliminar
  4. Coco, las fiestas pijas, esas de mayordomo y ferrero roche...
    por cierto que me lo he pasado muy bien y el año que viene te invito a festejar con las multitudes... bocinazo va, bocinazo viene

    ResponderEliminar
  5. ¡Esas te gustan mas que las populares?

    ResponderEliminar
  6. a mi donde esté un mayordomo que se quite lo demás...

    ResponderEliminar